Entradas

¿Qué dijeron La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy sobre Panamá Papers?

Panama Papers – Los medios de comunicación en el país han informado con diversos matices sobre la creación de sociedades offshore en Panamá, con la ayuda de la firma Mossack Fonseca, sin embargo, los principales medios escritos -cuyos dueños aparecen como clientes de la firma panameña- omitieron informar sobre los clientes salvadoreños.

panamapapers el salvador TCS LPG EDH

Los documentos evidencian que políticos, empresarios y personas influyentes en todo el mundo, incluyendo unas 200 empresas de salvadoreños crearon empresas offshore, es decir, compañías que se registran en un país donde no tiene operaciones comerciales.

Aunque desde el domingo ya se conocían algunos nombres de políticos y empresarios salvadoreños que usaron la firma panameña, en ninguno de los periódicos mencionan los nombres y todo el foco mediático se centra en los actores internacionales.

El Diario de Hoy (EDH) publicó en su edición de ayer el titular “Estalla escándalo de Panamá papers” y en la nota informan sobre el colectivo de periodistas que trabajó el material, además de los líderes mundiales involucrados y deportistas como Lionel Messi, Michel Platini y el actor Jackie Chan.

Sin embargo, el periódico no publicó que su dueño, Fabricio Altamirano, tiene un empresa offshore en Panamá registrada usando los servicios de la empresa Mossack Fonseca, y que es directivo, junto a José Roberto Dutriz, propietario de La Prensa Gráfica (LPG), de Promotora de Espectáculos, S.A. (PROMEDSA).

En su edición de ayer lunes, LPG destacó la noticia en las páginas 14-16, donde detallan lo referente a la investigación presentada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), asimismo indica los nombres de algunos jefes de Estados señalados en el documento, políticos y menciona que hay 200 empresas salvadoreñas vinculadas a la firma panameña. Al igual que EDH omitió los nombres.

Diario El Mundo por su parte publicó la nota en la página 27 sobre la investigación titulada “Los papeles de Panamá desatan escándalo mundial”, en la misma se enfoca en los personajes políticos y empresas vinculadas al bufete panameño.

Aunque desde el domingo ya se conocían algunos nombres de políticos y empresarios salvadoreños que usaron la firma panameña, en ninguno de los periódicos mencionan los nombres y todo el foco mediático se centra en los actores internacionales.

El Diario Co Latino si informó en su edición de la tarde del lunes, que la filtración de documentos expone a empresarios salvadoreños y destaca que el 11 de diciembre de 2006 (hace nueve años), según los registros de Mossack Fonseca, se encuentra alistada, con el número de cliente 547602, PROMDESA, donde figuran los nombres de Altamirano, Dutriz y Juan Carlos Eserski y Ronald Calvo  de Telecorporación Salvadoreña (TCS).

También, Mossack Fonseca tiene registrada a la empresa Internacional Television & Telecommunicationes, INC, con el número 89109, a nombres de Boris Eserski, como Presidente, desde el 24 de abril de 1982.

En las publicaciones sobre los documentos filtrados destacan empresarios como Ricardo Poma. Su familiar, Fernando Poma, en su cuenta de Twitter, afirmó que ninguna empresa del Grupo Poma ha trabajado con la firma Mossack Fonseca, ni ha salido mencionada en los publicaciones de las filtraciones de los Panamá Papers.

Gremiales empresariales salvadoreñas guardan silencio

Ni la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), ni la Cámara de Comercio y la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) han emitido postura sobre el caso de las empresas salvadoreñas en paraísos fiscales. El presidente de la ANEP, Jorge Daboub, quien frecuentemente opina en su cuenta de Twitter, tampoco ha dicho nada sobre el tema.

La firma panameña Mossack Fonseca aseguró que “siempre ha cumplido con los protocolos internacionales para asegurarse que las compañías que incorporan no son usadas para evasión de impuestos, lavado de dinero, financiación de terrorismo u otros fines ilícitos”.

Fuente: transparenciaactiva.gob.sv

EEUU toma “muy en serio” las denuncias de corrupción de los Panamá Papers

Ni el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, ni el vocero del Departamento de Justicia Peter Carr quisieron comentar sobre los casos específicos de autoridades de todo el mundo, entre ellos aliados de EEUU, que presuntamente recurrieron al bufete panameño Mossack Fonseca para desviar sus fortunas a paraísos fiscales.

“Aunque no podemos comentar sobre los detalles de estos documentos, el Departamento de Justicia de EEUU toma muy en serio todas las acusaciones creíbles de alto nivel sobrecorrupción en el extranjero que podrían tener un vínculo con Estados Unidos o nuestro sistema financiero”, dijo Carr en declaraciones a EFE.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca aseguró que EEUU “sigue siendo uno de los principales defensores de la necesidad de una mayor transparencia en el sistema financiero internacional”.

Earnest consideró que esa transparencia es clave para “arrancar la corrupción de raíz” y acabar con la “financiación de organizaciones terroristas”.

“Como líder en este campo y como la mayor economía del mundo, Estados Unidos tiene la oportunidad de usar parte de su influencia para conseguir los cambios que nos gustaría ver (en el sistema financiero internacional) y eso es algo que hemos hecho y seguiremos haciendo”, apuntó Earnest.

El vcocero dijo desconocer “cómo se hicieron públicos los documentos” difundidos este domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y evitó precisar si considera positiva su publicación.

Tampoco quiso entrar a valorar la presunta implicación en el escándalo de algunos de los aliados de EEUU, como el presidente argentino, Mauricio Macri, o el primer ministro británico, David Cameron; ni tampoco la del mandatario ruso, Vladimir Putin.

Earnest destacó que los Departamentos del Tesoro y de Justicia tienen expertos que “examinan regularmente las transacciones del mercado internacional para determinar su coherencia con las sanciones y leyes” estadounidenses.

Fuente: Infobae

Alfredo Cristiani, Sigfrido Reyes, Juan Carlos Eserski, Roberto Dutriz, algunos implicados en Panama Papers

Los documentos confidenciales de la firma panameña Mossack Fonseca fueron obtenidos por el diario alemán Sueddeutsche Zeitung y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Una filtración de documentos reveló la existencia de miles de empresas que a nivel mundial usan paraísos fiscales para esconder su dinero. Entre los documentos de la firma panameña Mossack Fonseca se vinculan a empresarios, dueños de medios y políticos salvadoreños

“Los registros permiten una mirada inédita al interior del mundo de los paraísos fiscales y las empresas offshore, y revelan cómo día a día, década a década, el dinero sucio fluye por el sistema financiero global, generando crimen y despojando a las tesorerías nacionales de ingresos por impuestos”, dice un artículo de El Faro, uno de los periódicos que ha formado parte de la investigación de los #PanamáPapers.

Según El Faro, más de 220 empresas offshore ligadas a El Salvador fueron creadas bajo la sombrilla de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca, que entre 2000 y 2015 trabajó con al menos 33 clientes salvadoreños que ha logrado identificar el medio.

Una empresa offshore es una compañía legalmente constituida cuya característica principal es que están registradas en un país en el que no realizan ninguna actividad económica.

Los países en los que están radicadas suelen ser paraísos fiscales, es decir, que brindan ventajas fiscales a estas empresas.

Las compañías offshore han sido cuestionadas debido a que constituyen una figura legal poco transparente y que se prestan a la evasión de impuestos en terceros países, donde si realizan operaciones comerciales.

Las personas extranjeras que forman parte de la sociedad offshore, utilizan el paraíso fiscal como domicilio legal aunque sus empresas no realizan allí ninguna transacción, pero si lo hacen en sus lugares de origen y sus ganancias no significan ingresos fiscales a la nación.

A grandes rasgos, hay tres grandes ventajas que aporta una empresa offshore en un paraíso fiscal: protección de activos, confidencialidad y privacidad, y ventajas fiscales.

Según la investigación, bajo el auspicio de la firma panameña, las empresas con beneficiarios salvadoreños se asentaron mayoritariamente en paraísos fiscales como Islas Vírgenes Británicas, Panamá y el estado de Nevada (Estados Unidos).

Hasta el momento ha trascendido en redes sociales nombres de dueños de corporaciones de medios de comunicación como Fabricio León Altamirano Basil, José Roberto Dutriz Fogelback, Juan Carlos Ernesto Eserski Álvarez, todos asociados a la empresa PROMDESA que se decida a la promoción de espectáculos.

En la lista figura el diputado de ARENA, Ernesto Muyshondt y Juan Federico Salaverría, propietario de una agencia de publicidad. Ambos están vinculados a la empresa GP Investments, CORP.

El exdiputado del FMLN y presidente de PROESA, Sigfrido Reyes, aparece vinculado en los #PanamaPapers relacionado a la empresa Rabo Group, S.A.

Juan José Daboub Abdala, hermano del presidente de la ANEP y secretario Técnico durante el gobierno del expresidente Francisco Flores, utilizó los servicios de la compañía panameña para el Grupo Financiero FICOHSA, S.A.

El expresidente Alfredo Cristiani es otro de los clientes de Mossack Fonseca con la empresa PRETORIA CAPITAL, CORP. Antonio Juan Cristiani Burkard, Jorge Leopoldo Well Schwartz y Monica Bahaia de Saca figuran como directores de la empresa.

GRUPO ROBLE PANAMA, S.A. de C.V. se encuentra en la lista de clientes, entre sus directores están Carlos Patricio Escobar -esposo de la diputada Ana Vilma de Escobar- Jose Eduardo Diaz Avilés y José Ricardo Poma Delgado.

En el listado de Mossack Fonseca figura el presidente de ARENA, Jorge Velado, registrado con la empresa GLOBAL PORTAFOLIO FUND INC.

En la investigación de #PanamaPapers han participado más de 730 periodistas de 100 medios de comunicación establecidos en 78 países, la información obtenida contiene registros confidenciales de miles de clientes desde hace 40 años.

Fuente: transparenciaactiva.gob.sv