Volviendo A La Realidad

[sam_ad id=”13″ codes=”true”]

Todos vivimos algún tipo de fantasía, hacemos creer y llegamos a creer nuestras propias mentiras o inventos, unos creemos que somos millonarios cuando en realidad lo que tenemos es un millón de deudas, otros creemos que lo sabemos todo cuando en realidad no sabemos nada, otros creemos que somos fuertes cuando en realidad estamos debilitados por las circunstancias del momento.

En el extranjero las cosas son iguales o peores, los que optaron por vivir lejos de su país de origen inventan unas historias  sacadas de películas, explican los motivos de su deserción, explican con barbarie de detalle su pasada y precoz situación, exageran su pasado para justificar su presente, y tener así la aprobación de la gente; es tiempo de volver a la realidad, no importa con cuánta dificultad, seamos honestos a partir de hoy y no nos engañemos pues es así que nos perdemos.

Volver a la realidad tomará tiempo, reconocer que hemos mentido nos hará recobrar el sentido, pero la vida de eso se trata de desarrollar nuestro potencial y así a nadie engañar; el primer paso es hacer una analogía esto consiste en retroceder hasta encontrar en qué lugar nos perdimos, luego de identificar el problema será tiempo de enmendarlo con buena actitud vamos a confrontarlo, determinados, seguros vamos a actuar como que ya somos maduros.

La realidad a nadie engaña, la realidad confronta y hace que los que le huimos aprendamos a no resistirnos, hoy pregunto ¿cuánto tiempo llevas engañando y siendo engañado? ¿Cuántos corazones con tus mentiras has dañado? ¿De cuántas situaciones te has en la mentirá refugiado? Esas son las cosas que nos ponen el rostro colorado, esas son las cosas que no podemos dejar del lado, es tiempo de arreglar lo arruinado, es tiempo de volver a la realidad que nos depara una vida con mejor calidad.

Te recuerdo que el trabajo no será fácil, ni tampoco será prolongado, el verdadero trabajo consiste en que nosotros ya no vivamos engañados, avalar las cosas de tu presente y pasado, no dejes ningún detalle olvidado, abre del todo tu corazón y en el proceso ni se te ocurra perder la motivación, ayúdate en el proceso con una oración, cuando tienes abatido el corazón, pero una cosa sí te digo que con la verdad venceremos al enemigo y de esto el mundo entero será testigo.

¡Volvamos ahora a la realidad!