Texas ejecutó a hombre que mató a mexicano para robarle US$8

El hispano Juan Martín García perpetró el crimen en Houston, Texas, en 1988, cuando solo tenía 18 años

Livingston. El estado de Texas, en Estados Unidos, ejecutó hoy a Juan García, un pandillero condenado a muerte por asesinar en 1998 a un mexicano al que robó 8 dólares en un atraco en Houston.

García, hispano de 35 años, fue declarado muerto a las 18:26 hora local (23:26 GMT) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville, según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Con la ejecución de García, la undécima del año en Texas, el estado sureño superó las 10 efectuadas en el 2014. En todo el país ya han sido ejecutadas 23 personas desde que empezó el año.

El caso por el que fue condenado a muerte el hoy ejecutado se remonta al 17 de setiembre de 1998 en Houston (Texas), cuando García, acompañado de tres cómplices, asesinó durante un atraco al mexicano Hugo Solano, de 32 años.

Solano murió de cuatro disparos en la cabeza y en el cuello, un crimen que García reconoció haber cometido, aunque alegó que fue un forcejeo y no un asesinato a sangre fría.

A Solano le robaron 8 dólares después de asesinarlo.

Los tres cómplices, dos de ellos primos de García, fueron condenados a diversas penas de cárcel.

Según las autoridades de Texas, García también participó durante las semanas anteriores y posteriores al crimen de Solano en al menos otros ocho robos y dos intentos de asesinato.

Desde que el Tribunal Supremo reinstauró la pena capital en 1976,Texas ha ejecutado a 529 presos, casi el 40% de los 1.417 muertos en todo el país.

Antes de que termine el año, Texas tiene previsto ejecutar a otros tres reos.

“Éste no es un caso de pena capital”, dijo García a The Associated Press el mes pasado durante una entrevista en la prisión cerca de Livingston. “Fui falsamente incriminado falsamente ya que no subí al estrado (a testificar en el juicio)”.

La evidencia mostró que García, quien tenía 18 años de edad en ese momento, ya había realizado un robo de automóvil con uso de violencia junto a dos primos y un tercer hombre la mañana del 17 de setiembre de 1998 cuando vieron a Solano ingresando a su camioneta para ir a trabajar.

Familiares de Solano dijeron que el hombre de 36 años, quien realizaba trabajo misionero cristiano en Guadalajara, México, se había mudado a Houston, Texas, con su esposa unas semanas antes para que sus hijos pudieran educarse en Estados Unidos.

Eleazar Mendoza, quien se declaró culpable de robo agravado y fue sentenciado a 55 años de prisión, testificó que García se aproximó a Solano y le apuntó con una pistola. Mendoza dijo que García ordenó en español a Solano que entregara su dinero y que le disparó cuando se negó.

García, quien habló con la AP a través de un teléfono dentro del área enjaulada de visitas afuera del pabellón de la muerte de la prisión, culpó a Mendoza por iniciar la confrontación y a Solano por resistirse a la exigencia de dinero.

“Él me golpeó. Lo primero que vino a mi mente es que este tipo iba a tratar de matarme”, dijo. “Sujetó el arma con ambas manos y se disparó”.

“Mi papá acostumbraba golpearme”, comentó García. “Cuando ese tipo me golpeó, yo estaba drogado y la primera persona que vi fue mi papá; así que seguí disparando”.

Fuente: AP