Entradas

Hillary Clinton hace campaña por primera vez con Elizabeth Warren, posible compañera de fórmula

Hillary Clinton, virtual candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, hizo campaña este lunes por primera vez acompañada de la senadora Elizabeth Warren, quien podría convertirse en su compañera de fórmula como aspirante a vicepresidente en las elecciones de noviembre.

Vestidas con el mismo tono de azul, arremetieron contra el precandidato republicano, Donald Trump, y dejaron clara su unidad y determinación por impedir que el magnate llegue a la Casa Blanca.

«(Trump es) un tacaño inseguro que únicamente lucha por sí mismo (…), un hombre repugnante que nunca se convertirá en presidente de Estados Unidos», señaló Warren durante el acto de campaña realizado en la ciudad de Cincinnati, en el estado de Ohio.

La senadora demócrata pertenece al ala más progresista de su partido, como el senador Bernie Sanders, contrincante de Clinton en las primarias.

Si bien ha tenido desencuentros con la ex secretaria de Estado, en las últimas semanas expresó su apoyo a la candidatura de Clinton.

«Hillary será la próxima presidente de Estados Unidos porque sabe cómo ganarle a un matón vulnerable que actúa guiado por la codicia y el odio», apuntó la senadora por Massachusetts.

«Hillary tiene cerebro, agallas, resistencia a los ataques y una mano firme, pero sobre todo, tiene un buen corazón, y eso es lo que necesita Estados Unidos. Por eso estoy con ella», añadió.

Warren es una de los tres posibles aspirantes a acompañar a Clinton, junto al senador Tim Kaine y el secretario de Vivienda, Julián Castro, de origen mexicano.

Elegir a Warren, conocida por su impetuoso discurso contra los abusos de Wall Street, permitiría a Clinton tender la mano a los votantes de Sanders e inyectar energía a su propia candidatura, que no genera demasiado entusiasmo en buena parte del electorado.

Con información de EFE.

Hillary Clinton venció a Bernie Sanders en Washington DC, la última primaria demócrata

En la última primaria del año, la presunta candidata demócrataHillary Clinton se impuso el martes sobre el senador de Vermont Bernie Sanders en la circunscripción de Washington D.C. por el 78% de los votos, y espera ahora por la Convención Nacional en la que será elegida candidata de su partido.

El desenlace no tiene un fuerte impacto en la campaña, ya que Clinton había alcanzado el número de delegados necesarios para la nominación la semana pasada. Pero consolida su posición a la búsqueda de la unidad del Partido Demócrata y un acercamiento con Sanders.

«Vamos a tener una conversación abarcadora, porque compartimos muchos de los mismos objetivos», dijo Clinton en una entrevista con Telemundo. «Estoy a la espera de tener su apoyo en la campaña, ya que Donald Trump es una amenaza seria a nuestra nación», agregó.

La Convención Nacional del Partido Demócrata se reunirá entre el 25 y el 28 de julio en Filadelfia para formalizar la elección de Clinton como la candidata que competirá en las elecciones presidenciales de 2016, según los resultados del total de primarias en todo el país.

Antes de que cerrara la votación del martes en Washington, Sanders aclaró que haría todo lo necesario para evitar la llegada del candidato republicano a la Casa Blanca, pero aún no da su apoyo a Clinton.

Tweets by HillaryClinton

Al respecto, Sanders, quien sorprendió por su buen desempeño en la campaña y por su llegada al electorado más joven, dijo que espera a la reunión con la presunta candidata para determinar si ella está dispuesta a incluir sus propuestas e ideas en la plataforma.

«Nuestro objetivo tiene que ser evitar que los políticos, Donald Trump o quien sea nos divida», señaló el senador de Vermont.

Con información de AP

Bernie Sanders dice que se reunirá con Hillary Clinton para «trabajar juntos»

Bernie Sanders, aspirante a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, prometió este jueves reunirse con la vencedora de la interna, Hillary Clinton, para impulsar la unidad partidaria.

Tras un encuentro de una hora con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, Sanders no dijo, sin embargo, que abandonaría la campaña ni que ofrecería su respaldo a Clinton y sólo se comprometió a reunirse con ella «para ver cómo pueden trabajar juntos» con vistas a derrotar al magnate y virtual candidato republicano, Donald Trump, en las elecciones de noviembre.

“Voy hacer todo lo que esté en mi poder para asegurarme de que Donald Trump no se convierta en presidente de Estados Unidos”

«Voy hacer todo lo que esté en mi poder para asegurarme de queDonald Trump no se convierta en presidente de Estados Unidos«, enfatizó Sanders ante los periodistas al término de su encuentro con Obama, aunque no admitió preguntas.

A juicio de Sanders, Trump «sería claramente un desastre»como presidente de Estados Unidos.

El senador comentó, además, que le parece «increíble» que los republicanos hayan elegido como su candidato presidencial a una persona que «ha hecho de la intolerancia y la discriminación» unos de los ejes de su campaña y que «insulta a mexicanos, hispanos, musulmanes, afroamericanos y a las mujeres».

Antes de la reunión, Obama había elogiado al izquierdista en el programa de Jimmy Fallon, al considerar que él había vuelto a su rival una «mejor candidata».

«Ha sido algo muy sano para el Partido Demócrata tener unas primarias competitivas. Pienso que Bernie Sanders trajo una enorme energía y nuevas ideas. Y ha empujado al partido y lo ha desafiado. Creo que hizo a Hillary una mejor candidata«, resaltó el miércoles Obama con el comediante.

El día jueves, en tanto, el presidente manifestó su respaldo formal a Hillary Clinton para sucederlo en la Casa Blanca. «No creo que haya alguien más calificado para ocupar este puesto», sentenció Obama.

Fuente: Infobae

Primarias en EEUU: Hillary Clinton intenta ampliar su ventaja en Oregon y Kentucky

Para los demócratas, Kentucky tiene 60 delegados y Oregon ofrece 74 en disputa; para los republicanos ese estado entrega sólo 28 delegados. Aunque las nominaciones para ambos partidos están casi definidas y se espera que Hillary Clinton dispute la presidencia con Donald Trump.

El Partido Demócrata vota en el estado de Kentucky y Oregon, mientras que el Partido Republicano sólo en el último. En Kentucky los republicanos votaron en el mes de marzo.

Al momento, la ex secretaria de Estado tiene 2.243 delegados y le faltan 140 para obtener la nominación automática del partido. Por su parte, aunque no tenga rivales en la interna, Trump lleva hasta el momento 1.135 y debe conseguir 102 para cumplir con lo solicitado por el suyo.

La próxima parada en las primarias es la última y se enmarca en otro supermartes, donde votarán los estados de California, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México y Dakota del Sur, el 7 de junio.

En las últimas semanas, el magnate neoyorquino intentó unir al fragmentado Grand Old Partypara lograr fuerza contra la virtual nominada demócrata. Los números en las encuestas nacionales arrojaron datos preocupantes para los encargados de la campaña de Clinton. Si bien la ex secretaria de Estado sigue primera a nivel nacional, las proyecciones indican unacercanía inesperada de Trump al primer puesto.

En medio de las incógnitas por conocer quiénes serán los compañeros de fórmula de los candidatos, una información trascendió entre los demócratas y es que Hillary Clinton ya tiene definido quién se encargará de la economía: su esposo y ex presidente, Bill Clinton.

Frente a un entusiasta grupo en un jardín en Fort Michell, estado de Kentucky, el fin de semana, Clinton juró poner a su esposo «a cargo de revitalizar la economía». Clinton ofreció pocos detalles sobre lo que hará el ex presidente, aunque comentó en otras oportunidades que Bill Clinton se enfocará en comunidades empobrecidas, como aquellas en la región del carbón.

«Ya le dije a mi esposo que si tengo la fortuna de ser presidente y él primer caballero, espero que se ponga a trabajar», dijo el lunes durante una cena durante la campaña en Kentucky.

Por el lado del «elefante» republicano, las aguas parecen calmarse en vistas a la convención del 18 de julio y luego de que Trump se reuniera con los líderes del partido y en particular con Paul Ryan, quien se perfilaba como un claro opositor interno y decidió pactar con el empresario «por el bien del partido». Según expresó Ryan, será una elección dificil y si se pretende vencer a los demócratas no se puede «salir a la batalla con la mitad de las fuerzas».
De esta manera, sectores opositores a Trump dentro del Grand Old Party decidieron pacificar la contienda con el fin de obtener la presidencia de los Estados Unidos, aunque algunas facciones siguen con la idea de presentar una alternativa al magnate.
Fuente: Infobae

Hillary Clinton y Bernie Sanders se enfrentan en un nuevo duelo televisivo

Los dos aspirantes demócratas a la Casa Blanca, Hillary Clinton y Bernie Sanders, se enfrentan este miércoles en Miami, en un octavo duelo transmitido por CNN y la cadena en españolUnivision.

«Bernie Sanders es el candidato más fuerte para vencer a Donald Trump», aseguró el senador por Vermont, confiado en que, llegado el momento, podría imponerse al magnate. En los comentarios introductorios al debate, la ex secretaria de Estado se presentó como una progresista, y aseveró: «Si logro la presidencia, haré historia».
La polémica sobre el servidor privado de email de Clinton, volvió a ser tema en los primeros intercambios del debate televisivo, aunque por un momento breve. Mismas preguntas, mismas respuestas: la ex secretaria de Estado no se alejó de su línea de defensa y, si bien admitió haber cometido un error, argumentó que la información «secreta» no era clasificada como tal en el momento de los hechos.
Inmigración
Entre los asistentes, una mujer originaria de Guatemala cuyo marido fue deportado, preguntó a ambos candidatos sobre su política en materia de deportación. «Que una madre viva de un lado de la frontera y su hijo del otro, es inmoral», sostuvo Sanders, quien criticó a la actual administración: “(Barack) Obama está equivocado en su política”. La ex secretaria de Estado, a su vez, afirmó que no deportará niños, ni familias sino “criminales”. “Quiero que los inmigrantes honestos consigan su ciudadanía”, afirmó Clinton, quien se comprometió a hacer “todo lo posible” para lograr leyes que faciliten la reunificación familiar.
Según informó Univisión en una nota publicada en su portal, la mujer quien interpeló a ambos aspirantes demócratas se llama Lucía Quiej y cría sola a sus cinco hijos en un suburbio de la ciudad de Miami. Su marido, Andrés Jiménez fue deportado a su país de origen, Guatemala, seis años atrás.
En qué difiere el muro por el que votó Clinton como senadora de Nueva York, del que pretende elevar Donald Trump en la frontera con México para detener la inmigración ilegal. Esta fue la pregunta a la que la ex secretaria de Estado contestó en clave irónica: él quiere construir «un muro bello y alto» que será pagado «mágicamente» por el gobierno mexicano. Clinton agregó que, a la diferencia de las iniciativas del magnate, los legisladores responsables eligieron mejorar la seguridad fronteriza con más agentes y vallas sólo donde era necesario.
Donald Trump
Preguntado sobre si el puntero de la contienda republicana, Donald Trump, es racista, ambos demócratas coincidieron en que la ideas difundidas por el magnate -en materia de inmigración en particular- no se correspondían con los valores que se pueden esperar de un presidente.
«Yo fui la primera dije que Donald Trump se tenía que retirar cuando habló de que los mexicanos eran violadores y le dije ‘Basta'», exclamó Clinton, quien cargó contra el empresario: «Es demagogo, no tiene lugar en nuestro sistema político. No haces Estados Unidos grande echando a todos los que hicieron Estados Unidos grande».
Donald Trump
Preguntado sobre si el puntero de la contienda republicana, Donald Trump, es racista, ambos demócratas coincidieron en que la ideas difundidas por el magnate -en materia de inmigración en particular- no se correspondían con los valores que se pueden esperar de un presidente.
«Yo fui la primera dije que Donald Trump se tenía que retirar cuando habló de que los mexicanos eran violadores y le dije ‘Basta'», exclamó Clinton, quien cargó contra el empresario: «Es demagogo, no tiene lugar en nuestro sistema político. No haces Estados Unidos grande echando a todos los que hicieron Estados Unidos grande».
Su discurso proteccionista ha sido difícil de combatir para Clinton, a quien el senador acusa de haber apoyado los acuerdos de libre comercio responsables, según él, de provocar cierre de fábricas y destruir miles de empleos.
«Ella tiene problemas compitiendo fuera del sur y ya no quedan casi más estados sureños», dijo a CNN el jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver.
Avance «insuperable»
 
Pero la campaña de Clinton, señala que como los delegados demócratas son repartidos de manera proporcional, la investidura se logra con victorias holgadas y no éxitos simbólicos. La ex primera dama ha ganado en los estados sureños con más de 70%, debido al fuerte apoyo de la comunidad negra.
«Victorias como las de anoche en Michigan simplemente no serán suficientes para el senador Sanders«, dijo el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, en una teleconferencia con periodistas este miércoles.
«Victorias como las de anoche en Michigan no serán suficientes para el senador Sanders»
En las próximas votaciones, Sanders «no solo debe ganar esos estados, sino que tiene que hacerlo con márgenes excepcionales si quiere alcanzarnos»., señaló Mook, quien agregó: «Por eso confiamos que nos acercamos al punto en que nuestra ventaja en el número de delegados sera de hecho insuperable».
Con 13 victorias en 22 primarias, Clinton amasa más de la mitad de los delegados necesarios para adjudicarse la nominación en la convención partidista de Filadelfia en julio, según un conteo de CNN.
Fuente / Infobae

Debate presidencial republicano: quiénes fueron los ganadores y los perdedores

Los aspirantes hispanos del Partido Republicano a la Casa Blanca en 2016 Marco Rubio y Ted Cruz salieron reforzados este martes del cuarto debate de primarias, una conversación mas sustancial que las anteriores y donde hubo menos ataques personales.

Rubio revalidó su título de favorito en los debates, una habilidad a la que debe en buena medida su ascenso en las encuestas hasta la tercera posición, con el 11,8% de los apoyossegún la media de Real Clear Politics, que se utiliza como referencia en los EEUU.

De hecho, The Washington Post tituló que Rubio «ganó el debate, aunque no lo merecía». El argumento del diario norteamericano es que los moderadores no lo apretaron con temas que le son delicados. Según la CNN, Rubio «fue nuevamente el maestro del debate».

SI YO SOY CANDIDATO, ELLOS SERÁN EL PARTIDO DEL PASADO Y NOSOTROS EL DEL SIGLO XXI, DIJO MARCO RUBIO

 

Sin embargo, el prestigio The New York Times consideró que «es difícil» saber quién triunfó en el debate. «No hubo un claro ganador», escribió el periódico neoyorquino en base a los comentarios de periodistas y analistas políticos que observaron con detalle el debate.El joven legislador se mantuvo fiel a la estrategia que le funcionó en anteriores debates: ofrecer respuestas muy articuladas, evitar el cuerpo a cuerpo con otros candidatos y aprovechar toda ocasión para colocar sus mensajes de campaña.

El senador de origen cubano se abstuvo de arremeter en ningún momento contra su otrora mentor y ahora rival el ex gobernador de Florida Jeb Bush, a pesar de que este lo atacó abiertamente en el último debate y de que han trascendido recientemente los planes de su campaña para pasar a la ofensiva contra Rubio.

Fuente: Infobae

Hillary Clinton y Bernie Sanders protagonizan el primer debate presidencial demócrata de EEUU

Las Vegas, capital del juego y del placer, en Nevada (oeste), será por una vez epicentro de la política, cuando Clinton, Sanders y otros tres aspirantes tomen el escenario para un despliegue de sutiles diferencias, que anticipa un contraste con el dramático choque de personalidades en el partido Republicano.

También será un contingente menos numeroso y menos diverso: sin candidatos negros o de origen latino. Y como en el bando conservador, una sola mujer en competencia.

Aunque ausente, el vicepresidente Joe Biden, dubitativo sobre una eventual candidatura, planeará como una sombra sobre el encuentro.

Los demás aspirantes -el ex gobernador de Maryland Martin O’Malley, el exs enador Jim Webb y el ex gobernador de Rhode Island Lincoln Chafee-, que exhiben índices de popularidad de un dígito, intentarán hacerse notar.

Para Clinton, que fue senadora y secretaria de Estado, el objetivo será convencer que tiene la experiencia para ser la primera mujer presidente y llevar un tercer mandato seguido para los demócratas por primera vez desde las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Pero al lado tendrá a Sanders, el senador independiente por Vermont (noreste) que atrae multitudes con su «revolución política».

«Hillary necesita mantener su estatus de favorita y los otros deben competir por ser la alternativa. Y eso siempre es difícil, especialmente en una primaria donde, como todos son del mismo partido, las diferencias entre los candidatos son sutiles, no deslumbrantes», escribió Elaine Kamarck, del centro de estudios Brookings.

Casi ocho años después de su amarga derrota frente a Barack Obama en la carrera por la investidura demócrata, Clinton, de 67 años, regresa nuevamente como la candidata a vencer, aunque arrastra una reputación de ser distante con los votantes.

Tampoco ha podido deshacerse del escándalo por el uso de un servidor de correo privado durante su gestión como secretaria de Estado. A nivel nacional, Clinton mantiene la delantera en las encuestas, pero va por detrás de Sanders en New Hampshire y su ventaja es modesta en Iowa, dos estados claves del inicio de las primarias en 2016.

Aunque evoca más reacciones negativas que positivas (49% contra 47%) entre la población general, es más popular que Sanders entre los demócratas, que la ven de manera favorable en 79%-19%, comparado con la proporción 47%-24% del senador, según un sondeo del Washington Post y ABC News publicado este martes.

En la búsqueda de los votos de la izquierda estadounidense, se espera una competencia por ver quién luce más combativo frente a Wall Street o el lobby de las armas, o quién es el más crítico respecto de los tratados de libre comercio o de las intervenciones militares en el extranjero.

A la vez, buscarán atraer a los votantes jóvenes y negros, que representan una tajada importante de la base demócrata.

Fuente: Infobae