Entradas

Pakistán: retraso en el recuento de votos y denuncias de fraude

Pakistán se ha levantado inmerso en el caos electoral. Los resultados oficiales están tardando en llegar, por supuestos problemas técnicos, y se multiplican las denuncias de fraude.

Las proyecciones dan la victoria al partido Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI), del exjugador de críquet Imran Khan, cuyos seguidores no han querido esperar para celebrarlo.

Un recuento extraoficial y parcial otorga a Khan 114 de los 272 escaños de la Asamblea Nacional. De confirmarse, podría formar Gobierno con partidos pequeños e independientes, hasta llegar a los 137 escaños necesarios.

Por detrás, llegaría la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), liderada por Shahbaz Sharif, hermano del ex primer ministro Nawaz Sharif, con 64 escaños. En tercer lugar, el Partido Popular de Pakistán (PPP) de Bilawal Bhutto, hijo de la asesinada primera ministra Benazir Bhutto, con 42.

Ambas formaciones han denunciado un fraude masivo y que sus agentes electorales no han podido participar en el recuento.

El hijo de Osama bin Laden amenazó con vengarse contra EEUU por el asesinato de su padre

El hijo del asesinado líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, ha prometido vengarse contra los Estados Unidos por el asesinato de su padre, de acuerdo con un mensaje de audio difundido en Internet.

Hamza bin Laden prometió continuar la lucha del grupo terrorista, liderado en el pasado por su padre, contraEstados Unidos y sus aliados en un discurso de 21 minutos titulado “Todos somos Osama”, de acuerdo con el SITE Intelligence Group.

“Continuaremos golpeándote y teniéndote como objetivo a ti en tu país y en el extranjero en respuesta a la opresión de los pueblos de Palestina, Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y el resto de las naciones musulmanas que no sobrevivió a su opresión”, aseguró Hamza.

“En cuanto a la venganza de la nación islámica por el jeque Osama, puede que Allah tenga piedad de él. Esto no es venganza por Osama la persona, sino que es una venganzapor aquellos que defendieron el Islam”.

Osama bin Laden fue asesinado en su escondite dePakistán por comandos estadounidenses en 2011 en un duro golpe para Al Qaeda, que llevó a cabo los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en diversos lugares de Estados Unidos.

Los documentos recuperados de los archivos de Bin Laden y publicados por Estados Unidos en 2015 revelaron que sus asistentes trataron de reunir al líder de la organización yihadista con Hamza, que había estado bajo arresto domiciliario en Irán.

Hamza, quien en la actualidad tiene alrededor de 25 años,estuvo al lado de su padre en Afganistán antes de los ataques del 9/11 y pasó tiempo con él en Pakistán despuésde la invasión liderada por EEUU, que expulsó de allí a gran parte del alto mando de Al Qaeda en ese país, según la Brookings Institution.

Presentado por el nuevo jefe del grupo terrorista, Ayman al-Zawahiri, en un mensaje de audio durante 2015, Hamza proporciona una voz más joven para la organización yihadista cuyos envejecidos líderes han luchado para inspirar a los militantes de un mundo galvanizado en la actualidad por el Estado Islámico (ISIS), el principal grupo terrorista del momento.

Terrorismo

“Hamza ofrece una nueva cara para Al Qaeda, que conecta directamente con el fundador del grupo. Es un elocuente y peligroso enemigo”, afirmó Bruce Riedel, de Brookings.

Fuente: Infobae

Estado Islámico dice seguidores del grupo perpetraron ataque en California

Estado Islámico dijo en su radio online el sábado que dos seguidores del grupo islamista perpetraron el ataque del miércoles en una agencia de servicios sociales en California en el que murieron 14 personas.

“Dos seguidores del Estado Islámico atacaron hace unos días un centro en San Bernardino en California”, dijo el grupo radiofónico al Bayan.

Una agencia de noticias que apoya a Estado Islámico dijo el viernes que los atacantes eran seguidores del grupo.

Por su parte, dos fuentes del Gobierno de Estados Unidos dijeron el viernes que una de las dos personas aparentemente juró lealtad a un líder del grupo extremista Estado Islámico.

Tashfeen Malik, de 27 años, y su esposo Syed Rizwan Farook, de 28, murieron en un enfrentamiento con la policía horas después de la masacre del miércoles en una reunión con compañeros de trabajo en San Bernardino, a unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles. El ataque fue el tiroteo más mortal en Estados Unidos en tres años.

Los investigadores estadounidenses analizan evidencia de que Malik, nacida en Pakistán y que vivía en Arabia Saudí cuando se casó con Farook, juró lealtad al líder de Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, dijeron a Reuters dos responsables estadounidenses.

Agregaron que si se confirma la relación podría ser un “punto de inflexión” en la investigación.

Responsables de la inteligencia pakistaní contactaron con la familia de Malik en su país natal como parte de la investigación, dijo un familiar. “Supe de esta tragedia hoy cuando un oficial de inteligencia contactó conmigo sobre mi vínculo con Tashfeen (…) Obviamente, estamos impactados”, dijo el tío de Malik, Javed Rabbani, en una entrevista.

Agregó que su hermano, el padre de Malik, se había vuelto considerablemente más conservador desde que se trasladó con su familia a Arabia Saudí hace 25 años.

Tashfeen Malik había vuelto a Pakistán cinco o seis años atrás para estudiar química farmacéutica, dijeron responsables locales.

Antes de llevar a cabo la matanza el miércoles, Malik y Farook destruyeron discos duros de ordenadores y otros aparatos electrónicos, dijo una fuente del gobierno estadounidense. Los investigadores analizan un información de que Farook había tenido una discusión con un compañero de trabajo que se refirió a los “peligros inherentes del islam”, según una fuente.

 

Fuente: Reuters

Sangriento ataque a una escuela causa al menos 148 muertos en Pakistán

Un sangriento asalto talibán a una escuela de Pakistán causó hoy al menos 148 muertos y 131 heridos, la mayoría niños, en uno de los peores ataques insurgentes en el país asiático, que se prolongó durante horas y que ha generado una enérgica condena internacional.

Un grupo de insurgentes vestidos con uniformes del Ejército entró antes del mediodía (sobre las 8.00 GMT) en un colegio bajo control militar en Peshawar (noroeste del país) y dio comienzo a una jornada de terror en una escuela para estudiantes de primaria y secundaria.

Según indicó a Efe un portavoz de la Policía, Seid Wali, los atacantes abrieron fuego y lanzaron granadas contra niños y profesores, mientras iban de clase en clase disparando a los estudiantes.

“Estábamos en una clase cuando escuchamos disparos. El sonido de los tiros se acercaba hasta que la puerta se abrió de golpe y dos personas comenzaron a disparar indiscriminadamente”, explicó uno de los alumnos, un niño de unos 14 años, al diario local “The Express Tribune”.

El Ejército paquistaní lanzó a continuación una operación para liberar la escuela, que se vio dificultada por los explosivos colocados por los atacantes en el interior, hasta que, hacia las 18.20 hora local (13.20 GMT), logró abatir a los siete insurgentes que quedaban atrincherados.

Las cadenas de televisión locales emitieron imágenes con escenas de caos alrededor del colegio con un gran número de soldados y ambulancias en el área cercana a la escuela, mientras los disparos y explosiones se podían escuchar desde el exterior.

El director general de la oficina de relaciones públicas del Ejército (ISPR), Asim Bajwal, declaró en rueda de prensa que 132 estudiantes y nueve empleados del colegio murieron, mientras que 122 resultaron heridos.

Nueve militares resultaron también heridos antes de que el Ejército consiguiera liberar a 960 personas del interior de la escuela, a la que los atacantes entraron por la parte de atrás con numerosas armas y con chalecos con explosivos, indicó Bajwal.

El portavoz añadió que los insurgentes no tenían intención de tomar rehenes, sino de causar el mayor número posible de víctimas.

Tras tomar el colegio, el Ejército paquistaní lanzó una operación contra los talibanes en la ciudad y posteriormente la amplió al resto de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en busca de insurgentes.

El principal grupo talibán paquistaní, el Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), reivindicó el ataque y lo justificó en que para el “Ejército nuestras familias son objetivos” en las operaciones militares lanzadas contra los insurgentes en las zonas tribales de Waziristán del Norte y Khyber.

“Queremos que sientan nuestro dolor”, manifestó el grupo, que añadió que entre los atacantes se encontraban “suicidas” con “ordenes de disparar a los estudiantes más mayores, pero no a los niños”, según reprodujeron diarios locales.

El Ejército paquistaní desarrolla una campaña desde junio en Waziristán del Norte y Kyhber con continuos bombardeos y operaciones terrestres que, de acuerdo con fuentes oficiales, han causado más de 1.100 muertos entre los insurgentes./EFE