Entradas

Otra amenaza de Donald Trump a los indocumentados: “Desde mi primera hora de gobierno esa gente será expulsada”

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos prometió que si alcanza la presidencia expulsará a millones de personas que viven en el país sin permiso de residencia y afirmó que no hacerlo pondría en peligro el bienestar del pueblo estadounidense. «Desde mi primera hora de gobierno, esa gente será expulsada».

«Cualquiera que haya entrado de forma ilegal en Estados Unidos está sujeto a la deportación», afirmó Donald Trump, en un discurso muy esperado que se produjo apenas unas horas después de su inesperada visita al presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su primer viaje al extranjero como candidato republicano.

Sin embargo, el magnate neoyorquino también dijo que el equipo que ha propuesto para encargarse de la inmigración se centraría en expulsar a delincuentes, personas que han excedido la duración de sus visados y otros que suponen amenazas inmediatas de seguridad.

Trump no aclaró qué ocurriría con los que no han cometido delitos más allá de sus infracciones contra las leyes migratorias.

El encendido discurso de Trump, que pretendía poner fin a semanas de confusión sobre su postura en este tema, estaba lleno de frases con gancho para que sus leales simpatizantes aplaudieran.

Cualquier persona que viva en el país sin autorización y sea detenida «por cualquier crimen», afirmó, pasará de inmediato a un proceso de deportación. «No habrá amnistía», aseveró y señaló que los inmigrantes que estén en el país sin permiso de residencia y que quieran legalizar su situación u obtener la ciudadanía deben volver a sus países de origen para lograrlo.

En el discurso no hubo ninguna mención directa a una promesa clave de su campaña en las primarias, la creación de una «fuerza de deportación»que expulsaría a todos los 11 millones de inmigrantes que se calcula viven en el país en situación irregular.

En cambio, Trump repitió el argumento estándar republicano de que sólo puede iniciarse una conversación sobre esos inmigrantes cuando se hayan asegurado las fronteras, evitando el gran escollo que ha frustrado intentos anteriores de reformar en el Congreso la regulación migratoria.

Esa omisión no molestó a Dan Stein, que lidera la Federation for American Immigration Reform, un grupo que pide políticas migratorias más duras. Stein describió el discurso como la base de un «una estrategia coherente y practicable».

«Pero lo que es incluso más importante que los detalles del plan en sí», señaló Stain, «Trump presentó el principio más fundamental de la auténtica reforma migratoria: la política existe para proteger y servir ‘al bienestar del pueblo estadounidense’ y ‘proteger todos los aspectos de la vida estadounidense»‘.

Las voces críticas, por su parte, afirmaron que el hecho de que Trump eludiera entrar en el destino de los que viven de forma pacífica en Estados Unidos sin permiso de residencia no compensa su estrategia general.

«Sigue siendo la posición más extrema de cualquier aspirante moderno a la presidencia», dijo Frank Sharry, destacado activista proinmigración. «Es profundamente impopular entre los votantes y profundamente antiestadounidense».

Aunque se retractó de su promesa anterior de deportar a todos los inmigrantes irregulares del país, el tono agresivo de Trump en Phoenix fue un cambio respecto a la actitud que había mostrado antes del miércoles. De forma mucho más contenida, Trump describió a los mexicanos como «gente increíble» cuando compareció junto a Peña Nieto en la capital mexicana.

Los buenos sentimientos de su primera reunión con un jefe de Estado desde que asumió la candidatura del partido no duraron mucho, y horas después de que abandonara Ciudad de México, se abrió una disputa sobre la parte más polémica de los planes de Trump contra la inmigración irregular: su insistencia en que México debe pagar la construcción de un muro a lo largo de las 2.000 millas de frontera sur de Estados Unidos.

Durante su comparecencia por la tarde junto a Peña Nieto, Trump dijo a la prensa que no habían hablado de quién pagaría un proyecto que se estima costaría miles de millones. El presidente de México guardó silencio en ese momento, pero después tuiteó: «Al inicio de la conversación con Donald Trump, dejé claro que México no pagará por el muro». La reunión se celebró a puerta cerrada y resultaba imposible saber quién decía la verdad.

Trump dijo ante un alborotado público de Arizona que respeta al presidente mexicano. «Estuvimos de acuerdo en la importancia de poner fin al flujo ilegal de drogas, dinero, armas y personas por nuestra frontera y acabar con el negocio de los cárteles», fijo.

Sin embargo, ya en territorio estadounidense abordó de forma directa una pregunta que había eludido cuando se le planteó en México.

«México pagará el muro, al 100%», dijo el empresario neoyorquino. «Aún no lo saben, pero van a pagar el muro».

El presidente mexicano, sin embargo, dijo en Twitter que había planteado el tema al principio de su encuentro y «a partir de ahí, la conversación abordó otros temas y se desarrolló de manera respetuosa».

Trump fue vitoreado en Arizona, pero su visita provocó descontento y protestas en México. El candidato es muy impopular en el país, debido en gran parte a unas declaraciones que hizo al inicio de su campaña en las que describió México como una fuente de violadores y delincuentes. En los meses posteriores sumó otras críticas contra el país en materia de libre comercio, inmigración irregular y seguridad de fronteras.

En un acto de campaña en Ohio, la demócrata Hillary Clinton criticó la comparecencia de Trump en México y defendió su propia experiencia trabajando con mandatarios extranjeros cuando era la máxima responsable diplomática del país.

«La gente tiene que saber que puede contar contigo, que no dirás una cosa un día y algo totalmente diferente al día siguiente», dijo ante la American Legion en Cincinnati.

 Fuente: Infobae

Elecciones presidenciales: se estrecha a 3 puntos la ventaja de Clinton sobre Trump

A poco más de cinco meses de las elecciones presidenciales de noviembre, la ventaja de Hillary Clinton sobre Donald Trump se ha reducido a tan sólo tres puntos, lo que resultaría en unempate en
comicios, según una nueva encuesta nacional realizada en conjunto por los medios NBC Newsy Wall Street Journal.
Clinton, que sigue siendo la gran favorita para ganar la nominación demócrata, lidera contra el virtual candidato del Partido Republicano con la preferencia de 46 a 43% entre los votantes, una diferencia que se encuentra dentro del margen de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.
En abril, la ex secretaria de Estado mantenía todavía una ventaja de 11 puntos sobre Trump, con 50% del voto a su favor contra 39% para el multimillonario. Desde diciembre de 2015, no había pasado por debajo de los dos dígitos.
encuesta
encuesta2
Según NBC News, en su carrera contra Trump, Clinton conquista el voto de los afroamericanos(88% frente a 9% para el magnate); los latinos (68 frente a 20), las mujeres (51 frente a 38) y las votantes de entre 18 y 34años de edad (55 frente a 32 por ciento).
Mientras que Trump ocupa el lugar número uno en las preferencia de los electores blancos (52% frente al 36% para la demócrata); las personas mayores (52 a 41); los hombres (49 a 40); y losindependientes (42 a 37 por ciento).
La encuesta de NBC y WSJ (realizada entre el 15 y el 19 de mayo), se realizó después de que Trump se convirtiera en presunto nominado presidencial del Partido Republicano, y luego de que la carrera demócrata se volviera más polémica en los últimos días.
Los republicanos apoyan ahora a Trump sobre Clinton por 86%, 14 puntos arriba del 72% de apoyo que lograba un mes atrás, lo que sugiere que los votantes republicanos se estánconsolidando en torno a su presunto candidato.
A su vez, los demócratas están apoyando a HillaryClinton con el 83% de los votos. Sólo el 66% de los votantes en las primarias demócratas que prefieren a Bernie Sanders votarían por Clinton en un duelo contra Trump.
Los candidatos más impopulares
Donald Trump y Hillary Clinton son los dos competidores de primarias presidenciales más impopulares en la historia de la encuesta de NBC News / Wall Street Journal.
Eso puede constatarse en el 34% de votantes registrados que tienen una opinión positiva deClinton, contra el 54% que tiene una opinión negativa.
Las mediciones de Trump son incluso peores que las de la candidata demócrata: el 29% tiene una opinión positiva de él, mientras que la opinión del 58% es negativa.
«Esto nunca ha sido igualado, ni de cerca», dijo Peter Hart, un encuestador demócrata que dirigió la encuesta junto a Bill McInturff, un analista republicano. Por contraste, Sanders se encuentra en territorio positivo. El 43% tiene una imagen buena del senador por Vermont, contra el 36% de imagen negativa.
El puntaje promedio del presidente Obama en la encuesta de NBC News / Wall Street Journal es de 49 puntos porcentuales positivos, contra 41 negativos.
Consultados sobre si considerarían a un candidato de un tercer partido en caso de que los nominados fueran Clinton y Trump, el 47% de los votantes registrados respondieron que sí.Aunque el 50% declaró que no elegiría a un tercer candidato, el porcentaje afirmativo es mucho más alto que en los sondeos realizados en 2008 y 2012.
La encuesta fue realizada entre el 15 y el 19 de mayo entre 1.000 votantes registrados, incluyendo 450 entrevistas telefónicas. El margen de error es de más-menos 3,1 puntos porcentuales.
Fuente: Infobae

Primarias en EEUU: Hillary Clinton intenta ampliar su ventaja en Oregon y Kentucky

Para los demócratas, Kentucky tiene 60 delegados y Oregon ofrece 74 en disputa; para los republicanos ese estado entrega sólo 28 delegados. Aunque las nominaciones para ambos partidos están casi definidas y se espera que Hillary Clinton dispute la presidencia con Donald Trump.

El Partido Demócrata vota en el estado de Kentucky y Oregon, mientras que el Partido Republicano sólo en el último. En Kentucky los republicanos votaron en el mes de marzo.

Al momento, la ex secretaria de Estado tiene 2.243 delegados y le faltan 140 para obtener la nominación automática del partido. Por su parte, aunque no tenga rivales en la interna, Trump lleva hasta el momento 1.135 y debe conseguir 102 para cumplir con lo solicitado por el suyo.

La próxima parada en las primarias es la última y se enmarca en otro supermartes, donde votarán los estados de California, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México y Dakota del Sur, el 7 de junio.

En las últimas semanas, el magnate neoyorquino intentó unir al fragmentado Grand Old Partypara lograr fuerza contra la virtual nominada demócrata. Los números en las encuestas nacionales arrojaron datos preocupantes para los encargados de la campaña de Clinton. Si bien la ex secretaria de Estado sigue primera a nivel nacional, las proyecciones indican unacercanía inesperada de Trump al primer puesto.

En medio de las incógnitas por conocer quiénes serán los compañeros de fórmula de los candidatos, una información trascendió entre los demócratas y es que Hillary Clinton ya tiene definido quién se encargará de la economía: su esposo y ex presidente, Bill Clinton.

Frente a un entusiasta grupo en un jardín en Fort Michell, estado de Kentucky, el fin de semana, Clinton juró poner a su esposo «a cargo de revitalizar la economía». Clinton ofreció pocos detalles sobre lo que hará el ex presidente, aunque comentó en otras oportunidades que Bill Clinton se enfocará en comunidades empobrecidas, como aquellas en la región del carbón.

«Ya le dije a mi esposo que si tengo la fortuna de ser presidente y él primer caballero, espero que se ponga a trabajar», dijo el lunes durante una cena durante la campaña en Kentucky.

Por el lado del «elefante» republicano, las aguas parecen calmarse en vistas a la convención del 18 de julio y luego de que Trump se reuniera con los líderes del partido y en particular con Paul Ryan, quien se perfilaba como un claro opositor interno y decidió pactar con el empresario «por el bien del partido». Según expresó Ryan, será una elección dificil y si se pretende vencer a los demócratas no se puede «salir a la batalla con la mitad de las fuerzas».
De esta manera, sectores opositores a Trump dentro del Grand Old Party decidieron pacificar la contienda con el fin de obtener la presidencia de los Estados Unidos, aunque algunas facciones siguen con la idea de presentar una alternativa al magnate.
Fuente: Infobae

Obama viaja a Las Vegas a defender medidas

Fue en Las Vegas donde el presidente de EE.UU., Barack Obama, delineó sus principios para una reforma migratoria integral y hoy regresa a esa ciudad para defender su regularización unilateral de 5 millones de indocumentados y captar el voto hispano, ya con la vista puesta en las elecciones de 2016.

La elección de Las Vegas para dar un discurso pocas horas después de haber anunciado desde la Casa Blanca sus medidas ejecutivas sobre inmigración, saltándose al Congreso, no es casual.

Fuente: EFE