Entradas

Lo que no sabes de la Caldera de Coatepeque (Lago de Coatepeque)

A simple vista el paisaje del Lago de Coatepeque, en Santa Ana,  invita a navegar, a la pesca y a las actividades turísticas, pero muy poco se sabe qué hay bajo ese inmenso lago formado en el cráter de un volcán.

Investigadores de la Universidad Suny Buffalo State junto a vulcanólogos e hidrólogos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y equipo de hidrógrafos del Centro Nacional de Registro (CNR) iniciaron esta semana un estudio en el lago que permitirá realizar mediciones en la profundidad y obtener más información sobre la topografía e hidrografía de este volcán activo. El resultado final se asemejará a una fotografía del fondo del lago, pero sin agua.

Para el desarrollo de esta investigación, el equipo utiliza instrumental especializado: un sondeo Mono-Haz y un escaneo lateral SONAR, con los que se podrá explorar el fondo de esta caldera  que ha sido poco estudiada.

El lago de la caldera de Coatepeque es una de las atracciones turísticas más importantes del país y uno de los volcanes más peligrosos junto a la caldera Ilopango, por lo que el estudio que terminará a finales de 2016, dará como resultado mapas e información para análisis de posibles riesgos y vulnerabilidad asociados a peligros volcánicos y desastres naturales.

El equipo de especialistas está integrado por la doctora Bettina Martínez Hackert, quien además  es asistente de profesor en el College Suny Buffalo State; el doctor en geografía, Jorge Bajo; vulcanólogos e hidrólogos del Observatorio Ambiental del MARN; y técnicos especializados e hidrógrafos del CNR. También se cuenta con apoyo logístico de la Fundación Amigos del Lago de Coatepeque y de la División de Policía de Turismo, así como Teledyne CARIS, Kongsberg y Hemisphere, expertos en software e instrumental especializado para realizar el estudio; y el Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), organismo especializado de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La caldera de Coatepeque se encuentra en la zona oeste del país junto al complejo volcánico de Santa Ana, y no muy lejos del complejo volcánico de Apaneca. Esta última caldera se formó hace 72,000 años a raíz de una serie de erupciones violentas de un grupo de estrato-volcanes los cuales colapsaron creando la caldera como es conocida en la actualidad.

Coatepeque posee un cráter oval de 7 y 10 kilómetros de diámetro, con varios domos y conos dentro y en sus alrededores de tipo basáltico y obsidiano. Se ha estimado que la erupción más reciente de estos fue hace aproximadamente 10,000 años.

De acuerdo con algunos pobladores, se han encontrado zonas de aguas termales donde a veces se puede hasta hervir un huevo en la superficie del agua. Esto es una indicación muy importante de que la zona todavía esta volcánicamente activa y debe de ser entendida.

Existen trabajos previos sobre la historia eruptiva de la caldera de Coatepeque, sin embargo estos fueron de carácter parcial y con objetivos muy diversos. El más completo con el que se cuenta es “Los Volcanes Activos de Guatemala y El Salvador” de Helmut Meyer-Abich, que data de 1956. También se han hecho mediciones de profundidad, pero no extensivas del lago y se ha visto que está bajando de nivel, con una profundidad máxima aproximada de 135 metros, un dato obtenido en el año 1982.

 

Fuente: MARN

Estudio revela que obesos tienen menos riesgo de padecer demencia

Según un estudio publicado en la revista británica The Lancet, las personas que presentan un peso inferior al recomendado tienen un 34 % más de posibilidades de padecer demencia si se compara con quienes tienen un índice de masa corporal saludable (BMI)

El estudio también revela que las personas de mediana edad que padecen obesidad tienen menos posibilidades -un 29 %- de desarrollar demencia en comparación con aquellas que presentan un peso normal.

Este análisis contrasta con otros publicados con anterioridad, que defendían lo contrario y giraban en torno a la idea de que la obesidad podría ser un factor para el desarrollo del mal.

Los investigadores de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la compañía Oxon Epidemiology analizaron una serie de bases de datos de atenciones sanitarias que comprenden a un 9 % de la población del Reino Unido durante los últimos 20 años.

Uno de los autores del estudio, el profesor Stuart Pocock, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, señaló que los médicos y las autoridades sanitarias deben replantearse los factores para identificar a las personas con alto riesgo de padecer demencia.

“Los resultados del estudio abren un nuevo camino para determinar los factores que provocan la demencia ya que los investigadores, a partir de las conclusiones, podrán desarrollar nuevos tratamientos de prevención de esta enfermedad”, destacó Pocock.

El médico Nawab Qizilbash, que trabaja para Oxon Epidemiology, puntualizó que todavía se desconocen las razones por las que un índice de masa corporal saludable elevado reduce el riesgo de padecer demencia.

Fuente: postlatino.com

Confirmado: el amor engorda

Las conclusiones de la encuesta XLS Medical llevada a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y realizada a 2.314 personas (99% mujeres y 1% hombres), han revelado que cuando se forma una pareja se pueden ganar hasta 4,5 kilogramos. Avalado por los resultados del 81% de los participantes.

¿Por qué se coge peso? Fundamentalmente por tres motivos: el período de relajación que sigue al enamoramiento intenso, las discusiones y, posteriormente, el período de embarazo. Respecto al primero, el 73% de las encuestadas considera que controlar el peso es muy importante cuando se está buscando pareja; sin embargo, este porcentaje baja al 68% cuando ya está consolidada la relación, lo que indica que “cuando se está en mitad de una relación se tiene mucha menos conciencia de lo importante que es mantener el peso idóneo” explica Víctor Godoy, coautor del estudio.

Las discusiones o las rupturas también son motivo de comer sin necesidad (de hecho el 51% acude a los dulces o similares), y por tanto, para engordar o ganar peso. “La mayoría de las veces no comemos porque necesitamos alimentarnos, sino por otros muchos impulsos que nos llegan en cada momento”, aclara Godoy.

Cuando una relación está consolidada, el picoteo por la tarde o después de la cena es mucho más frecuente que cuando se está buscando pareja. De la misma forma, otra de las conclusiones del estudio es que cuando se está soltero o en búsqueda de pareja, la vida social es mucho más fluida y continua que cuando la relación está asentada o cuando se produce una ruptura.

Respecto al peso, al 92% de las encuestadas le gustaría perder peso sin importar la etapa sentimental en la que se encuentren. “Es fundamental llevar un control del peso corporal pero no es necesario hacerlo semanalmente, se recomienda una vez al mes”, explica Carmen Pardos, coautora del estudio.

 

Prometedor ensayo de una vacuna contra el cáncer de mama

Cada año se detectan en España entre 20.000 y 22.000 nuevos casos de cáncer de mama, y, actualmente, las tasas de supervivencia después de cinco años son de entre el 85 y 90%. Para mejorar estos porcentajes, investigadores norteamericanos trabajan en una vacuna contra el cáncer de mama que se muestra prometedora en un pequeño ensayo clínico.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos, han desarrollado una vacuna que es segura en pacientes con cáncer de mama metastásico, según indican los resultados de un ensayo clínico temprano. La evidencia preliminar también sugiere que la vacuna prepara el sistema inmunológico de los pacientes para atacar las células tumorales y ayuda a frenar la progresión del cáncer.

La nueva vacuna, cuya eficiencia se detalla en un artículo en Clinical Cancer Research, hace que el sistema inmunológico del cuerpo se dirija a una proteína llamada mamaglobina-A, que se encuentra casi exclusivamente en el tejido mamario.

El papel de la proteína en el tejido sano no está claro, pero los tumores de mama expresan niveles anormalmente altos, según investigaciones anteriores. “Poder dirigirnos a la mamaglobina es emocionante porque se expresa ampliamente en hasta el 80 por ciento de los cánceres de mama, pero no en niveles significativos en otros tejidos”, dice el cirujano de cáncer de mama y autor principal de este trabajo William E. Gillanders

“En teoría, esto significa que podríamos tratar a un gran número de pacientes con cáncer de mama con potencialmente menos efectos secundarios”, señala este profesor de Cirugía. “También es emocionante ver el progreso de este trabajo de identificar la importancia de mamaglobina-A para diseñar un agente terapéutico, fabricarlo y dárselo a los pacientes, todo ello por los investigadores de la Universidad de Washington”, agrega.

La vacuna prepara un tipo de glóbulo blanco, parte del sistema inmune adaptativo del cuerpo, para buscar y destruir las células con la proteína mamaglobina-A. En la pequeña proporción de pacientes con cáncer de mama cuyos tumores no producen mamaglobina-A, esta vacuna no sería eficaz.

En el ensayo de fase 1 diseñado principalmente para evular la seguridad de la vacuna, se vacunó a 14 pacientes con cáncer de mama metastásico que expresan mamaglobina-A. Según los autores, los pacientes experimentaron pocos efectos secundarios, con ocho eventos clasificados como leves o moderados, como erupción cutánea, dolor en el sitio de la vacuna y síntomas gripales leves, pero sin efectos secundarios graves o potencialmente mortales.

Además, la evidencia preliminar indica que la vacuna redujo la progresión del cáncer, incluso en pacientes que tienden a poseer un sistema inmunológico menos potente debido a su enfermedad avanzada y la exposición a la quimioterapia. “A pesar de los sistemas inmunes debilitados en estos pacientes, observamos una respuesta biológica a la vacuna durante el análisis de las células inmunes en sus muestras de sangre”, señala Gillanders, que trata a pacientes en el Centro de Cáncer Siteman en el Hospital Judío Barnes y la Universidad de Washington, Estados Unidos.

“Eso es muy alentador. También vimos evidencia preliminar de un mejor resultado, con un modesto incremento de la supervivencia libre de progresión durante más tiempo”, añade. De los 14 pacientes que recibieron la vacuna, aproximadamente la mitad no mostró progresión del cáncer un año después, frente a aproximadamente una quinta parte de un grupo de control similar de 12 pacientes no vacunados que no mostró progresión del cáncer durante el año de seguimiento. A pesar del pequeño tamaño de la muestra, esta diferencia es estadísticamente significativa.

Según los resultados de este estudio, Gillanders y sus colegas están planeando un ensayo clínico más grande para probar la vacuna en pacientes con cáncer de mama recién diagnosticados, que, en teoría, debería tener un sistema inmunológico más robusto que los pacientes que ya han sido sometidos a una intensiva terapia contra el cáncer.

Fuente: 20minutos.es

Reducen a la mitad el riesgo de infarto al desactivar un gen

La Escuela de Medicina de St. Louis en Washington (EEUU), el Instituto Broad del MIT (Massachusetts Institute of Technology) y otras entidades internacionales han localizado por primera vez 15 mutaciones en el gen NPC1L1, todas ellas asociadas a una reducción del llamado colesterol “malo” o LDL, así como de proteger contra el riesgo de padecer infarto agudo de miocardio.

Los investigadores analizaron las características genéticas de más de 110.000 personas descubriendo que estas raras mutaciones, que apenas poseen 1 de cada 650 personas (y que ocurren de forma natural), contenían una particularidad: el gen NPC1L1 se encarga de fabricar la proteína del mismo nombre, cuya misión es absorber el colesterol procedente de los alimentos con los que nos nutrimos cada día en el intestino.

“El trabajo consistió en buscar mutaciones que inactivaran este gen, es decir, que la proteína fabricada no fuera activa y por lo tanto se absorbiera menos colesterol en el intestino y así disminuyera el colesterol LDL que circula por la sangre”, explica Jaume Marrugat, coautor del estudio.

Las personas con alguna de estas mutaciones presentaban unos 12 miligramos por decilitro menos de colesterol LDL en comparación con las personas sin ninguna mutación. La presencia de alguna de estas mutaciones se asoció a aproximadamente la mitad de riesgo de padecer un infarto de miocardio”, aclara Marrugat.

El estudio, que ha sido publicado en la revista The New England Journal of Medicine, ve un enorme potencial en este descubrimiento, ya que es mucho más sencillo desarrollar fármacos que inactiven un gen a que tengan que activarlo.

Fuente: muyinteresante.es

Llega el control remoto de cerebros

Primero se consiguió enviar un mensaje de cerebro a cerebro a miles de kilómetros de distancia. Ahora, un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Washington (EEUU) ha demostrado cómo se puede controlar el cerebro de otra persona también a distancia. El trabajo ha sido publicado en la revista Plos One.

Las comunicaciones cerebrales parecen estar cada vez un poco más cerca de convertirse en una realidad. Los investigadores utilizaron una conexión entre dos cerebros situados a más de un kilómetro de distancia mediante un complejo interfaz conectado a internet y lo aplicaron a un videojuego en el que había que defender la ciudad de los ataques de los enemigos, concretamente barcos piratas equipados con misiles. La diferencia residía en que uno de los dos participantes podía ver el juego en la pantalla pero no podía disparar. El disparador estaba en la mano del otro participante que no tenía pantalla para ver el juego.

La situación se resolvió así: el primero (que iba equipado con un sistema de electroencefalografía que registraba las señales eléctricas de su cerebro) se concentró en disparar y a continuación el segundo (que llevaba un aparato de estimulación magnética transcraneal en la zona del cerebro que controla la señales motoras) ejecutó el disparo. Todo ello a través de un software que descodificó las señales eléctricas de emisor, las envió por internet y a continuación las volvió a codificar para que el receptor pulsara el disparador. Todo en 650 milisegundos.

 “Para que el sistema funcione correctamente, tanto el emisor como el receptor deben hacer su trabajo: el remitente debe identificar los cohetes y la mano del receptor debe golpear el teclado. A veces, al remitente se le escapa un cohete y, en ocasiones, la mano del receptor se movía de manera errónea. Estos fallos ocurren cuando se juega a cualquier juego y reflejan la exactitud de los sujetos”,

explica Andrea Stocco, coautor del estudio.

“Pasamos de una fase piloto a una real, una prueba experimental. Eso significa que los sujetos eran completamente ajenos a la tecnología, el software fue desarrollado para trabajar sin tener que intervenir durante el experimento. Aunque todavía es un prototipo, esta vez el software y la tecnología estaban listos para ser usados: el sujeto se sienta y dejamos que suceda. Mediante el uso de sujetos ajenos y limitando la intervención entre bastidores de los experimentadores, realmente podemos ver si nuestra interfaz cerebral funciona de verdad y cuánto de bien”, afirma Stocco.

Fuente: muyinteresante.es