Entradas

Río de Janeiro comenzó el plan para soltar mosquitos con una bacteria contra el dengue

El centro de estudios médicos estatal Fiocruz inició el martes en Río de Janeiro un plan para liberar en los próximos cuatro meses 1,6 millones de mosquitos “Aedes aegypti” contaminados con una bacteria que les impide transmitir el dengue, zika y chikungunya.

Los mosquitos fueron modificados genéticamente con la bacteria Wolbachia, un método que podría reducir drásticamente el número de contagios humanos y llevar a la eliminación local de esos tres virus.

En los próximos cuatro meses, alrededor de 1,6 millones de mosquitos serán liberados en diez barrios de la Ilha do Governador y cuatro de Niterói, según señalaron a Efe fuentes de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), vinculado al Ministerio de Salud.

La medida forma parte de una nueva fase del proyecto “Eliminar el dengue: desafío de Brasil”, ya puesto en marcha en Río de Janeiro, aunque esta es la primera vez que se hace a gran escala.

La iniciativa, que estará vigente hasta finales de 2018, se extenderá después por toda la Ilha do Governador, así como a otras localidades en la zona norte y sur de la ciudad de Río de Janeiro.

La bacteria Wolbachia, presente en el 60% de los insectos del mundo e inofensiva para el ser humano, toma el control de los tejidos reproductivos de las hembras para asegurar su existencia en generaciones posteriores.

La Fiocruz montó una estructura específica para la reproducción a gran escala del mosquito “Aedes aegypti”, que transmite dengue, zika y chikunguña, con la citada bacteria.

Actualmente, la capacidad de producción de la institución es de 600.000 huevos semanales y estiman llegar hasta un pico de diez millones.

“Estos huevos serán utilizados para la liberación en áreas incluidas en el programa, para la manutención de nuestra colonia y también para las investigaciones conducidas por los equipos especialistas del proyecto”, dijo en un comunicado el investigador Luciano Moreira, que encabeza el proyecto.

El Gobierno brasileño declaró en mayo pasado el fin de la emergencia sanitaria nacional que había anunciado en noviembre de 2015 por el entonces rápido crecimiento de los casos de zika.

Brasil fue uno de los países más afectados en todo el mundo por la propagación del zika y por el salto en el número de bebés que nacieron con microcefalia y otras anomalías por causa del virus.

En los últimos meses, además del menor número de afectados por el zika, también se registraron en Brasil menos casos de dengue y chikungunya, descenso que el Ejecutivo atribuyó a las medidas adoptadas para reducir la población de “Aedes aegypti”.

Fuente: AFP

La detención de Lula, un héroe para millones, deja atónitos a brasileños

Luiz Inácio Lula da Silva, el niño lustrabotas que llegó a convertirse en el primer presidente de clase obrera de Brasil, es un héroe para millones de brasileños y símbolo del cambio en el mayor país de América Latina.

Su detención el viernes para ser interrogado por un enorme escándalo de corrupción lo puede convertir ahora en un símbolo de otra naturaleza: el del fin de la impunidad en la potencia sudamericana.

El obrero metalmecánico y líder sindical de 70 años, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, encabezó un auge económico que impulsó al país a la escena internacional, sacó a más de 40 millones de personas de la pobreza y permitió a Lula escoger a su sucesora, la presidenta Dilma Rousseff.

Todo eso se ha ensombrecido por una recesión en el país, con Rousseff luchando por su supervivencia política y millones de brasileños lamentándose por la oportunidad perdida de sumarse a los países desarrollados.

Ahora, los fiscales argumentan que el Gobierno de Lula supervisó una enorme trama de sobornos en la petrolera controlada por el Estado Petrobras, que sirvieron para financiar campañas que mantuvieron en el poder al Partido de los Trabajadores en los últimos 13 años.

“Nunca podríamos haber imaginado que esto pasaría ahora en Brasil”, dijo Gil Castello Branco, fundador de Contas Abertas (Cuentas Abiertas), un supervisor del Gobierno en la capital, Brasilia. “La sociedad civil ahora verdaderamente está creyendo en una nueva era, con menos corrupción e impunidad”.

Lula, quien no ha sido acusado formalmente y que fue liberado tras tres horas de interrogatorio en la policía, ha negado que haya violado alguna ley.

Pocas cosas podrían causar más daño al partido gobernante que una condena criminal de Lula, quien sigue siendo su principal figura.

El ascenso de Lula es el de un cuento de libro que muchos consideran una metáfora del Brasil moderno.

Superó una infancia paupérrima en el noreste de Brasil y la migración a los suburbios industriales de Sao Paulo; trabajó de lustrabotas y en una lavandería, antes de aprobar un curso que le consiguió un empleo en una fábrica de automóviles.

Su carácter brusco pero carismático le permitió proyectarse en el movimiento sindical brasileño, en el que encabezó huelgas masivas contra la dictadura militar a mediados de la década de 1980. Lula fue la voz del malestar de una clase obrera marginada en la mayor economía de América Latina.

Con el regreso de Brasil a la democracia, Lula ayudó a formar el Partido de los Trabajadores en 1986 y fue el legislador electo que obtuvo la mayor cantidad de votos.

EL LADO OSCURO

Postuló tres veces sin éxito a la presidencia, porque las clases medias y altas lo consideraban un radical por sus diatribas contra la elite.

En 2002, cortó su barba, se puso traje y prometió respetar los compromisos financieros de Brasil, lo que cambió su suerte. Su elección como presidente coincidió con el comienzo de una década de auge de las materias primas.

Cuando dejó el Gobierno en 2011, con un apoyo del 80 por ciento en las encuestas, aseguró la elección de la sucesora que el mismo escogió: Rousseff.

Sin embargo, pronto se dejó ver el lado oscuro del legado de Lula. El auge de los precios de las materias primas se desvaneció, golpeando a la economía y mostrando lo poco que se había diversificado Brasil durante los buenos tiempos.

Alguna vez se esperó que Lula postulara nuevamente a la presidencia tras el final del mandato de Rousseff, pero ahora su intención de voto no es mejor que la de políticos opositores.

Aquellos que aún lo apoyan están atónitos.

“Siento angustia al ver lo que le pasa”, dijo Claudio da Silva, un desempleado de Sao Paulo quien corría a unirse a una multitud que esperaba para apoyar al ex presidente el viernes.

“Lula es un tipo de orígenes humildes, que llegó a la cima desde el fondo, que dejó un legado de progreso social y un mejor Brasil”.

 

Fuente / Reuters

Luiz Inácio Lula da Silva anunció que quiere volver a la presidencia

“Quiero decir bien alto: tendré 72 años y el tesón de alguien de 30 para ser candidato a la Presidencia de la República”, dijo ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), durante la fiesta del 36 aniversario de su partido, celebrada este sábado en Río de Janeiro. Al realizar este anuncio Lula recibió una cerrada ovación por parte de los cientos de afiliados al partido presentes en el evento.

El PT fue fundado en un colegio de San Pablo el 10 de febrero de 1980, en plena dictadura militar, por un grupo de intelectuales, obreros y militantes de izquierda entre quienes destacaba Lula, entonces un aguerrido dirigente sindical en San Bernardo de Campo, el cinturón industrial de esa ciudad.

Más allá de la fiesta de aniversario, el acto del PT se convirtió en una auténtica muestra de apoyo al ex mandatario, que actualmente atraviesa por un momento delicado debido a diversas acusaciones de corrupción que pesan sobre él.

En estos momentos Lula se enfrenta a dos investigaciones por supuesta ocultación de patrimonio, si bien sus abogados solicitaron ayer a la Corte Suprema del país la suspensión de ambas.

Las indagaciones buscan esclarecer si el ex presidente es propietario de un apartamento y de una casa de campo, ambas en el estado de San Pablo, y que fueron reformadas por constructoras salpicadas por el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petobras.

Lula, que en todo momento ha negado las acusaciones, bromeó con los presentes al decir: “Acepto hasta que levanten mi secreto bancario y telefónico; si ese es el precio, sea. Pero cuando esto acabe quiero que me den un apartamento o una casa de campo”.

Este mismo sábado por la mañana, en el marco de las celebraciones del PT, el ministro de Comunicación Social de la Presidencia, Edinho Silva, había defendido la honestidad del ex presidente.

“Ciertamente tiene aclaraciones para todas las cuestiones que están siendo abordadas. Pero no estamos de acuerdo con que se utilicen estos asuntos para llevar a cabo un proceso de destrucción pública de su imagen”, señaló Silva en declaraciones recogidas por la Agencia Brasil.

El político de 70 años no eludió hablar de los casos de corrupción que en estos momentos se ciernen sobre el PT, principalmente en el marco del escándalo que envuelve a la estatal Petrobras, y dijo que “si alguien del partido actuó mal tendrá que pagar”.

Sin embargo, Lula acusó a la oposición y a algunos medios de comunicación de ser los principales responsable de una campaña de desprestigio contra su partido y les advirtió de que, de ahora en adelante, “se acabó el ‘Lulinha’ de paz y amor” y que les dará “la respuesta que se merecen”.

La gran ausente en los festejos de hoy fue la presidenta brasileña Dilma Rousseff, quien viajó el viernes a Chile en visita oficial y tiene previsto regresar directamente a Brasilia.

Sin embargo, los medios locales apuntan a que la ausencia de la mandataria se debe al distanciamiento de Rousseff con una parte de su formación que urge a la presidenta a cambiar su política económica para sacar al país de la recesión.

De hecho, durante una reunión de la directiva del PT realizada en Río de Janeiro, en la víspera de la fiesta del 36 aniversario, el partido aprobó una serie de documentos que reflejan el descontento de la formación con algunas de las medidas adoptadas en las últimas semanas por el Ejecutivo de Rousseff.

En declaraciones a los periodistas en Chile, la presidente brasileña, cuyo segundo mandato -marcado por la crisis económica y política que atraviesa el país- sólo tiene la aprobación del 11% de la población, según una encuesta divulgada por Datafolha, dijo no gobernar para el PT, sino para los brasileños.

Durante el festejo, sin embargo, Lula, que es el padrino político de la mandataria, quiso mostrarle su apoyo al tiempo que le recordaba la importancia de contar con el apoyo del partido.

“Por más que tengamos desacuerdos en algunas cosas, Dilma tiene que tener la certeza de que éste es su lado. Ella nos necesita para poder sobrevivir a los ataques que viene sufriendoen el Congreso Nacional por parte de nuestros adversarios”, dijo Lula, quien estuvo acompañado en todo momento por el presidente del PT, Rui Falcão.

Cabe recordar que el Congreso brasileño inició a finales del año pasado los trámites para un posible juicio con miras a la destitución de la mandataria por unas maniobras destinadas a maquillar los resultados fiscales del Gobierno durante 2014 y 2015.

Fuente/ Infobae

WhatsApp en la salud de los brasileños

Un estudio publicado en el portal cityam.com y difundido este jueves por el cofundador y director ejecutivo de WhatsApp, Jan Koum, afirma que los médicos brasileños son 40 veces más propensos que sus homólogos británicos a utilizar la plataforma de mensajes para comunicarse con sus pacientes.

Nueve de cada diez médicos en Brasil usan WhatsApp para atender consultas y/o mandar o recibir imágenes de radiografías, por ejemplo.

El estudio afirma que sólo el 2% de los médicos del Reino Unido nunca han utilizado WhatsApp con sus pacientes. En Italia, el 62% lo hace y en Brasil la cifra se eleva al 87 por ciento.

El bloqueo de WhatsApp por 48 horas también privará a los pacientes de poder realizar consultas por este medio a los profesionales. “Lamentablemente ahora no podrán hacerlas“, escribióKoum en su Twitter.

El fallo de la jueza Sandra Regina Nostre Marques, de Sao Bernardo do Campo (San Pablo, sudeste), entró en vigor a partir de las 00:00 (02:00 GMT) de este jueves.

“La decisión fue proferida en un proceso criminal que se sigue con sigilo judicial. Eso porqueWhatsApp no atendió una determinación judicial el 23 de julio de 2015. El 7 de agosto, la empresa fue nuevamente notificada”, indicó en un comunicado la Justicia del estado de San Pablo, desde donde se emitió la orden.

Según el sitio G1 de Globo, WhatsApp se habría negado a dar informaciones para una investigación de la policía.

Fuente: Infobae