Real Madrid quiere aprovechar el impulso del clásico en Liga de Campeones

El Real Madrid tratará de mantener el ímpetu logrado el sábado tras ganar el clásico al Barcelona cuando se enfrente el miércoles al VfL Wolfsburgo en el partido de ida de cuartos de la Liga de Campeones, dijo su entrenador, Zinedine Zidane.

Los blancos no ganaban en el Camp Nou en Liga desde 2012 y consiguieron que el Barça perdiera por primera vez en casa desde febrero de 2015.

“Es muy importante haber conseguido la victoria aquí para nuestra confianza y para el resto de la temporada y encima antes de jugar un partido de Champions en Alemania”, dijo Zidane. “Sabemos lo importante que es la Champions League y queremos avanzar, así que ganar aquí en Barcelona fue muy importante”.

El francés tomó el relevo de Rafa Benítez a principios de año y el sábado superó con nota su primera gran prueba.

“Del trabajo de mis jugadores me ha gustado todo. Hemos hecho un esfuerzo masivo y he estado contento con todo, tanto defensivamente como en ataque”, dijo el entrenador de 43 años, que ganó como jugador del Real Madrid la Liga de Campeones en 2002. “No hay nada mejor que ver a un equipo unido y todos juntos peleando por sus compañeros y por su entrenador”.

Zidane tiene todo el derecho a estar satisfecho con el estado de forma de su plantilla y está decidido a mantener el invicto esta temporada en la competición continental en la eliminatoria de cuartos. El Madrid ha ganado seis encuentros consecutivos en todas las competiciones desde su derrota en casa por 0-1 contra el Atlético de Madrid el pasado 27 de febrero.

Con Cristiano Ronaldo y Karim Benzema metiendo goles y Gareth Bale dando asistencias, los madrileños son un rival imponente para el inconsistente Wolfsburgo, que está atravesando dificultades este año en su liga.

Subcampeón de la Bundesliga y ganador de la Copa de Alemania el año pasado, el Wolfsburgo cayó el sábado por 3-0 ante el Bayer Leverkusen, poniendo en riesgo su participación europea en la próxima temporada. Octavos actualmente en el torneo local, llevan semanas con dificultades para marcar, y solo han sumado un gol en los últimos tres partidos en la Bundesliga.

 

Fuente: Reuters