¿Por qué desaparecen las micro SD de los teléfonos Smartphone de alta gama?

El almacenamiento en un dispositivo Android puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza para algunos usuarios. Hay personas que no necesitan una excesiva capacidad pero por el contrario, hay quienes necesitan ingentes cantidades de gigabytes en su smartphone.

Esto es porque suelen usar su dispositivo como reproductor de música, como centro de multimedia donde ver películas y series o simplemente, como consola. Aunque esto del almacenamiento excesivo tiene dos caras en la moneda. La buena es que tenemos espacio para guardar lo que queramos, la mala es querer percute notablemente al rendimiento del terminal.

¿Por qué prescindir de los slots para MicroSD?

Desde la mismísima empresa china Xiaomi nos llegan conclusiones de su vicepresidente, Hugo Barra. El cual dice de forma clara, que si se quiere fabricar un terminal como un alto rendimiento, se ha deprescindir de los slots para tarjetas microSD. El motivo es por las tarjetas microSD que se compran posteriormente estos usuarios. Muchos de ellos optan por un modelo barato y de rendimiento ineficiente. No es lo mismo una Kingston o Sandisk de buena gama a una barata que puedes comprar por menos de 5 euros en un supermercado. Elegir estas microSD más baratas repercuten en el rendimiento del dispositivo, dando así una mala imagen al fabricante.

Incluso las tarjetas microSD de los fabricantes antes nombrados siguen sin ser aptas para un rendimiento a la altura del almacenamiento interno del momento. Entonces estamos ante un ‘cuello de botella’ generado por una tarjeta microSD. Si prescindiéramos de ella, todo iría a la velocidad del almacenamiento flash.

El problema radica en que si no tenemos slot para tarjetas externas con las que ampliar el almacenamiento, existen varias versiones del mismo teléfono pero con diferentes capacidades. Dispositivos que no sólo varían en capacidad, sino en precio y vaya si aumentan de precio.

Pongamos un ejemplo, el nuevo Samsung Galaxy S6 viene en tres modelos: 32, 64 y 128GB. Pero la diferencia de precio entre cada uno de los modelos es de 100€. Estás pagando 100€ por 32GB y 200€ por 96GB. Claro está, ni mucho menos se acerca al coste que le supone a la empresa a la hora de fabricarlo. Esto se convierte en beneficios íntegros para el fabricante.

Volvemos a las tarjetas microSD. Un terminal con slot para ampliar el almacenamiento tendrá un rendimiento inferior a uno con memoria flash interna. Esto los fabricantes lo aprovechan. Por eso, los smartphones que normalmente suelen llevar slot para tarjetas microSD son los de gama media o baja. Ya que su rendimiento no repercute considerablemente al tener una tarjeta insertada en la que se tenga música, películas y demás contenido multimedia.

Es por esto que cada vez son más los terminales tope de gama que prescinden de slot para tarjetas microSD y los smartphones de gama media o baja siguen optando por ellos. Cuando un usuario compra un terminal de alta gama es porque quiere ese ‘plus’ de velocidad y rendimiento que con una tarjeta SD, no tendría.

Fabricantes que apuestan por las microSD

Pero… ¿Qué fabricantes siguen optando por permitir el aumento de capacidad mediante tarjetas microSD? En la gama alta actual nos encontramos con algunas marcas que siguen incluyendo este slot en sus terminales. Tal vez sea porque de algún modo no repercute en el funcionamiento total del dispositivo porque sólo se usa como almacenamiento externo para contenido multimedia. Algo así como conectar un disco duro externo a un PC.

En lo que llevamos de año hemos visto como Samsung, HTC y LG se han pronunciado con sus nuevos buques insignia. De ellos, sólo los dos últimos tienen posibilidad de aumentar el tamaño de su almacenamiento. Aún queda por ver Motorola, que ninguno hasta ahora lleva, el próximo Note de Samsung que si sigue la línea del S6 prescindirá y el nuevo Nexus que seguirá sin añadirlo.

Fuente: androidelibre