Ordenan a jueza girar órdenes de captura contra sargento, PNC y un MS, por homicidio

La Cámara de la Segunda Sección del Centro de Cojutepeque ha ordenado a la Jueza Suplente de San Emigdio, La Paz, que gire las órdenes de captura contra un sargento, un agente de la Policía Nacional Civil y un miembro de la MS, por el delito de homicidio.

La operadora de justicia, Rosa Aminta Mendizábal, resolvió el 1 de junio pasado, en audiencia inicial, poner en libertad al sargento, Walter Antonio Bonilla Montano, de 42 años; y al agente policial, Jesús Antonio Molina Argueta, de 39; así como al miembro de la MS13, Javier Antonio Hernández Cruz; a quienes únicamente les decretó la instrucción formal.

Los Fiscales del caso de la Unidad de Vida de Cojutepeque, inconformes con la resolución, interpusieron un recurso de apelación ante el Tribunal Superior, quien validó los argumentos Fiscales.

La Cámara, tras admitir el recurso, revoca la resolución de la jueza, decreta la detención contra los imputados y le ordena girar las órdenes de captura respectivas.

Además, la Cámara en su resolución, le advierte a la funcionaria judicial que con su resolución “ha asumido el innecesario riesgo de convertirse tácitamente en fiador o garante de los procesados…” y que es consecuencia del descuido o desatención del funcionario judicial…”

Los Fiscales del caso habían solicitado la instrucción formal con detención provisional contra los incriminados, porque existen las pruebas indiciarias suficientes, de que participaron en el homicidio de Edwin Alfonso Soriano López, de 28 años de edad.

La víctima fue encontrada al interior de un microbús con un disparo en el cuello, el diecisiete de diciembre de dos mil quince, aproximadamente a las 8:30 de la mañana, sobre la carretera Panorámica, en la curva conocida como El Cimarrón, del cantón Lourdes de San Emigdio.

De acuerdo a dos testigos, tres integrantes de la MS, se conducían a bordo de ese vehículo automotor, y minutos antes de ser asesinado, Soriano López, fue visto al interior del microbús en la parte de atrás donde estaba tirado boca abajo.

En ese momento una patrulla policial, en la que se conducía el sargento y el policía, destacados en el municipio de San Emigdio, estaba parqueada atrás del microbús; y los elementos policiales estaban parados con sus armas de equipo frente a la puerta lateral del vehículo automotor, donde tenían sometida a la víctima.

Los dos miembros de la Policía Nacional Civil fueron capturados con órdenes administrativas girada por la oficina fiscal de Cojutepeque.

Fuente FGR