Obama visitará Cuba en marzo, un nuevo paso en mejora de relaciones bilaterales

Barack Obama se reunirá con disidentes cuando realice una histórica visita a Cuba el 21 y 22 de marzo, dijo el jueves la Casa Blanca, pero algunos republicanos criticaron al presidente estadounidense, diciendo que el viaje es una legitimación del Gobierno comunista de la isla.

El viaje de Obama, el primero de un mandatario estadounidense a la isla en casi 90 años, es una nueva demostración de la mejora en las relaciones entre los países. En La Habana, el mandatario se reunirá con su homólogo Raúl Castro.

«Se va a reunir con disidentes, miembros de la sociedad civil, incluyendo aquellos que se oponen a las políticas del Gobierno cubano», dijo a periodistas el asesor de Seguridad Nacional Ben Rhodes.

En diciembre de 2014, ambos países sorprendieron al mundo al anunciar medidas para reanudar las relaciones bilaterales tras décadas de enfrentamiento ideológico.

«El mes próximo viajaré a Cuba para avanzar en nuestros progresos y esfuerzos que puedan mejorar la vida del pueblo cubano», dijo Obama en Twitter al anunciar la visita, en la que estará acompañado por la primera dama, Michelle Obama.

«Hace (14) meses, anuncié que comenzaríamos a normalizar las relaciones con Cuba y ya hemos logrado avances significativos», agregó Obama.

Poco después del anuncio, la directora del Departamento de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, Josefina Vidal, dijo que La Habana «está abierta» a dialogar con Washington sobre «cualquier tema, incluyendo el de los derechos humanos».

Vidal admitió que ambos gobiernos tienen «diferentes concepciones sobre los derechos humanos», aunque «hemos tenido intercambios ya con el Gobierno de Estados Unidos».

«Esperamos que el presidente Obama tenga la oportunidad de conversar con la verdadera sociedad civil cubana», dijo la funcionaria.

VISITA TOMA LA CAMPAÑA

La visita de Obama a la isla será un tema de debate en la campaña por la presidencia de cara a las elecciones del 8 de noviembre. Ted Cruz y Marco Rubio, dos de los precandidatos republicanos, son hijos de inmigrantes cubanos.

Rubio instó a Obama a reconsiderar el viaje, citando los arrestos por cuestiones políticas que se produjeron el año pasado. «El mensaje que le dará a los cubanos oprimidos es que respalda a sus opresores», dijo en un comunicado.

La apertura hacia Cuba es un logro diplomático que seguramente marcará el legado de Obama en política exterior, junto al acuerdo nuclear alcanzado con Irán.

«Espero que (Obama) tome contactos con la disidencia, como ha dicho, para dejar claro que Estados Unidos sigue comprometido con el tema de los derechos humanos en Cuba y de sus libertades fundamentales», dijo a Reuters el disidente Manuel Cuesta Morúa.

La llegada de Obama fue celebrada en La Habana.

«Somos vecinos y hemos estado enemistados durante 50 años. La noticia es una satisfacción. Aquí en Cuba, la gente simpatiza con Obama pues ha tenido la valentía de acercarse a nosotros precisamente cuando nuestro aliado Venezuela está en crisis», dijo Felipe Rodríguez, un chofer de 28 años.

Obama ha tomado medidas para ampliar el comercio con Cuba. Esta semana, ambos países acordaron restaurar el servicio de vuelos comerciales regulares suspendidos hace más de 50 años.

El mandatario busca presionar a los legisladores de su país para que pongan fin al embargo a Cuba, pero no se espera que los congresistas republicanos actúen pronto.

 

Fuente: Reuters