Nueve años de cárcel para tres sujetos por Robo Agravado y Tenencia de Ilegal de Arma en Izalco

Por el delito de Robo Agravado y por Tenencia, Portación o Conducción Ilegal o Irresponsable de Armas de Fuego, fueron procesados Juan José Díaz Aquino, de 18 años; Kevin Alexander Alvarado Cortez, de 21 años, y Luis Armando Pérez Orellana, de 34 años de edad, todos originarios del municipio de  Sonzacate, del departamento de Sonsonate, hechos cometidos en perjuicio de una persona que goza de protección y la paz pública.

En el Juzgado de Paz de Izalco, en el departamento de Sonsonate, el 11 de agosto de 2016, fue instalada la vista pública, en donde los Fiscales asignados al caso presentaron pruebas pericial, documental y el testimonio de la víctima y de los agentes captores, dejando de manifiesto la participación de cada uno de  los imputados en el hecho.

El tribunal evaluó las pruebas expuestas, emitiendo en su fallo la condena solo para el Imputado Juan José Díaz Aquino, de nueve años de cárcel, mientras que para Kevin Alexander Alvarado Cortez y  Luis Armando Pérez Orellana, emitió sentencia absolutoria, razón por la que la FGR presentará recurso de apelación, ante la una instancia superior en las próximas horas.

La detención en flagrancia de los sujetos se realizó 1° de  junio de 2016, por los agentes de la PNC, destacados en la Unidad de Emergencia 911 de Sonsonate.

Según manifiesta la víctima el 1° de junio de 2016, alrededor de las 8:00 de la noche, cuando él se encontraba frente a su casa de habitación, ve a dos sujetos que caminaban hacia donde él se encontraba, y como a cuatro metros aproximadamente antes de llegar donde se hallaba, uno de los sujetos se quedó parado, el otro sujeto continúa caminando hasta pasar frente a él.

En ese momento la víctima vio venir un vehículo, observando que el sujeto que paso frente él dirigió al conductor del carro y escuchó que éste le dijo “él es”, el vehículo continuando  la marcha; el sujeto se regresa saca un arma y lo encañona, diciéndole que no se moviera, le exige que le entregue el celular que tenía en sus manos, le obliga a que ingrese a su casa de habitación.

Dentro de la casa, en unos de los sillones de la sala tenía una computadora laptop, la cual le exigió que le entregara y que al darle la computadora el sujeto  le dijo que cerrara la puerta y huyo del lugar; pasado unos dos minutos la víctima se dirige a la policía de Izalco, ubica a pocas cuadras de su casa, informando lo ocurrido.

El agente que lo atendió  habló por medio de la radio informando el robo, y cuando se disponían a tomarle la denuncia, siempre por la radio uno de los agentes aviso que habían capturado a los sujetos que le habían robado, los sujetos fueron reconocidos por la víctima al ser llevados hasta el puesto policial, manifestando además, que se considera ofendido de los sujetos.