Nicaragüense se mantendrá en prisión por feminicidio

Instrucción formal con detención provisional, se le decretó a  Alvaro Antonio Villa, de nacionalidad nicaragüense, por su presunta participación en el delito de feminicidio de Ivania Isabella Lazo Montiel, de 21 años.

Fiscales de la Unidad de Atención Especializada para las Mujeres de San Miguel, ofrecieron en la audiencia inicial en el Juzgado Tercero de Paz, suficientes elementos de probabilidad de la responsabilidad penal del imputado, por lo que se mantendrá detenido, mientras dura el proceso penal en su contra.

Antonio Villa, según las investigaciones fiscales, es un ex pandillero de la MS, y colaboró en el crimen de la joven Lazo Montiel, junto al compañero de vida de la occisa, Josué Ernesto Mancía Monterrosa.

La fémina fue asesinada el 17 de marzo pasado en horas de la noche, al interior de las instalaciones de una iglesia evangélica, ubicada en la calle que conduce al cantón El Jacatal de San Miguel.

La víctima, que deja una recién nacida de ocho meses de edad, tenía de convivir con Mancía Monterrosa, aproximadamente un año, y la pareja recién había llegado de Santa Tecla a vivir a esa iglesia, donde el padre trabaja como vigilante.

El día del crimen, después de una discusión por celos, entre los jóvenes,  la fémina recibió múltiples golpes producidas con las manos y los pies, por parte de Mancía Monterrosa, hasta dejarla inconsciente.

Posteriormente, el marido junto al nicaragüense, quien también vivía en la iglesia temporalmente, trasladan el cuerpo de la víctima hasta una quebrada, donde le propinan múltiples heridas con un machete, un hacha y una piocha.

Los incriminados deciden esconder el cuerpo de la joven en un pozo artesanal sin agua, de aproximadamente 30 metros de profundidad, donde también le tiraron cemento. El cuerpo se encontró 15 días después, el 1 de abril.

El marido de la joven permanece detenido desde el mes de septiembre, tras enfrentar la audiencia inicial en el Juzgado Cuarto de Paz de San Miguel.