México publicó la versión oficial de la desaparición de los 43 estudiantes

Las autoridades mexicanas mantienen un fuerte hermetismo en torno a las investigaciones por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Sin embargo, este domingo la Fiscalía hizo público el expediente de la causa. Una práctica inusual en México.

El informe está compuesto por 85 tomos y 13 anexos y comprende más de 54.000 folios. No obstante, varios nombres, direcciones y otros datos personales aparecen ilegibles, al igual que varias fotos, gráficas y otros documentos.

La publicación del documento “tiene el objetivo de garantizar, de mejor manera, el derecho ciudadano al acceso a información” y responde a una mayor transparencia y rendición de cuentas, señaló la Procuraduría General de la República en un comunicado de prensa.

Arely Gómez, procuradora General, anunció esta semana ante senadores que haría público el expediente en internet, luego que una periodista independiente lo solicitó a través de la ley de transparencia y logró hace meses que el Instituto Nacional de Transparencia obligara a la fiscalía a darle acceso al documento.

La publicación del expediente también surge después de que el grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que desde hace seis meses investiga el caso, presentara un informe en el que puso en duda conclusiones de la investigación oficial y pidió que se abran nuevas líneas de investigación.

Pero el grupo de expertos volvió a concluir que los cuerpos de los estudiantes desaparecidos no fueron incinerados en el basurero de Cocula, municipio vecino a Iguala.

De acuerdo con la indagatoria oficial los jóvenes fueron atacados y detenidos por policías de Iguala, a 240 km de la Ciudad de México, quienes los entregaron a integrantes del cártel Guerreros Unidos, que los habrían asesinado e incinerado en Cocula.

Esta hipótesis es rechazada por los padres de los 43 jóvenes que acababan de ingresar a la escuela para maestros rurales de Ayotzinapa, ubicada a 124 km de Iguala, en una de las regiones más pobres del país.

 

Fuente: Infobae