Los Warriors igualaron la final con un triunfo contundente

Golden State Warriors logró recuperarse de sus flojas actuaciones en el segundo y tercer partido de la final de la NBA y le ganó 103-82 a Cleveland Cavaliers para empatar así la serie 2-2. Con 22 puntos cada uno, Stephen Curry y Andre Iguodala lideraron el juego en Cleveland. La final continuará el domingo en Oakland.

“Entramos al partido con la mentalidad de que estábamos obligados a ganar“, dijo Curry, el MVP de la liga regular. “Pusimos mucho esfuerzo y consistencia en cada posesión”.

Una de las grandes claves fue que LeBron James no estuvo tan encendido como en los primeros encuentros, en los que promedió más de 40 puntos. En la noche del jueves, se quedó en 20 y aún así fue el más completo de su equipo, ya que capturó 12 rebotes y repartió ocho asistencias

“Tengo que reconocer que defensivamente hicimos bien las cosas, pero en ataque jugamos muy mal”, argumentó LeBron.

You need to install or upgrade Flash Player to view this content, install or upgrade by clicking here.

Golden State terminó el juego con 12 triples y un 47% de acierto en tiros de campo. Tras recuperarse de un 7-0 incial de los locales, los Warriors dominaron hasta el final del encuentro. Además de los dos goleadores, se destaca el aporte de Harrison Barnes, con 14 puntos y 8 rebotes. Y también de Draymond Green, con 17 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias.

“Jugamos muy bien y LeBron no nos dominó. Subimos el nivel de intensidad. Logramos buenos tiros, robamos balones y reboteamos bien. Por eso ganamos”, resumió Green.

Con la serie igualada, los Warriors recuperaron la ventaja de su localía y el domingo será un choque clave para ir en busca del anillo.

Fuente: clarin.com