“A los países que dicen no hay lugar para la paz, yo les digo: miren al pueblo de El Salvador”: Ban Ki Moon, Srio. ONU

“A los países que dicen que no hay lugar para la paz, porque las diferencias son muchas y las heridas muy profundas, yo les digo: miren al pueblo de El Salvador”, en alusión a su exitoso proceso de paz logrado el 16 de enero de 1992 dijo hoy el Secretario General de las Naciones Unidas en su discurso en ocasión de conmemorarse el XXIII aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.

Ban Ki Moon celebró el valor y la sabiduría de los líderes políticos y del mismo pueblo salvadoreño que optó por el camino del diálogo para zanjar sus diferencias que le provocaron caer en el abismo de la guerra.

“Esta celebración es muy conmovedora para Naciones Unidas por el momento en que vivimos”, dijo el secretario, quien previo a sus palabras evocó la memoria de Monseñor Romero, quien en su momento interpretó el verdadero significado de la paz, asimismo, retomó frases del poeta Roque Dalton al decir: “Mis compatriotas, mis hermanos”, que arrancó aplausos entre la concurrencia al Centro Internacional de Ferias y Convenciones, CIFCO, donde tuvo lugar la celebración de este aniversario.

Ban Ki Moon, consideró que el proceso de paz salvadoreño abrió el camino para nuevas operaciones de paz que llevamos en otras partes del mundo y que han tenido éxito. Indicó además que para consolidar la paz hay que resolver problemas estructurales de desigualdad y exclusión.

Hizo énfasis en que la paz se construye día a día y que el potencial para la paz sostenible se ha profundizado en El Salvador.

Este mismo enfoque mantuvo el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén en su discurso al reseñar que “la paz no termina cuando terminan los fusiles”. Han sido 23 años difíciles pero la paz se construye permanentemente.

Sánchez Cerén aseguró que con los altibajos que quedan después de un acuerdo que pone fin a una guerra, El Salvador ha ido avanzando, algo que secundó el secretario de la ONU, quien llamó a los salvadoreños a dejarse guiar por el espíritu de los Acuerdos de Paz.

El mandatario salvadoreño trajo a mente a las miles de víctimas civiles, al malogrado arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero, a los padres jesuitas, a Jorge Schafick Hándal y Mélida Anaya Montes, como protagonistas de esta paz que llegó a El Salvador para quedarse.

“Yo fui comandante del Fmln, ahora soy presidente de la República y sé lo difícil que es tomar una decisión”,

dijo Sánchez Cerén al tiempo de rendirle el respectivo honor al ex presidente Alfredo Cristiani, quien estampó su firma en el histórico documento que puso fin a los doce años de guerra luego de intensas negociaciones con la entonces guerrilla.

No necesitamos más la confrontación, con el diálogo vamos a vencer los nuevos problemas que nos acechan, refirió el gobernante al tiempo de exhortar a los salvadoreños a sembrar la paz todos los días.

Previo a su participación en los actos conmemorativos del XXIII aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, el presidente Salvador Sánchez Cerén y el secretario de la ONU Ban Ki Moon, sostuvieron una reunión privada en Casa Presidencial para abordar temas sensibles y de interés para el país, entre ellos los esfuerzos por minimizar la violencia y delincuencia.

Fuente: rnes.sv