Los Frutos De La Reforma

Movimiento surgido en el siglo XVI que impulso un cambio profundo en la Iglesia tradicional conocida como la iglesia católica. La principal razón es la oposición al dominio absoluto del Papa sobre toda la comunidad cristiana, cosa contraria a las raíces de la iglesia primitiva y sus raíces.

Fueron varios religiosos, intelectuales y políticos los que impulsaron la REFORMA PROTESTANTE; teniendo como líder al sacerdote Martin Lutero. Fue él quien se atrevió a interpretar las doctrinas de la época medieval, no a la luz de la tradición, sino a través de las Sagradas Escrituras.

Fue esto lo que le llevó como Sacerdote al rechazo de los sacramentos de la iglesia Católica de la época, de las cuales la más notoria eran las indulgencias, las cuales tomaban dinero a favor de los favores dignos y hasta de salvación de los difuntos y vivientes de ella época.

Lutero se oponía a la comercialización del Evangelio, ósea pretendía que el Evangelio predicara con toda libertad sin pervertir el propósito del mismo, ésta revolución interna llevo a una profunda crisis dentro del movimiento eclesiástico de la época.

El punto de quiebre fue la venta de INDULGENCIAS para la construcción de la Basílica de San Pedro en la provincia de Roma, entre otros problemas también vimos como los más ortodoxos se proclamaron herederos de la verdad e iniciaron una persecución de todos aquellos que se oponían.

Esto dividió a los que aceptaban la autoridad del Papa y los que se oponían a ella, los que se oponían  se llamaron PROTESTANTES lo cual les llevo a grandes guerras religiosas, conocidas como guerras santas… que de santas no tenían nada.

La reforma no se quedó en Alemania, pronto llego a todo el mundo con su máximo y emblemático representante Martin Lutero. El apoyo de múltiples autoridades civiles permitió el surgimiento de más de 500 millones de fieles en la actualidad.

Los frutos de la Reforma nos dejaron los que hoy conocemos como las 5 Solas:

•SOLA SCRIPTURA: La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios puede regular la vida del creyente (Gálatas 1:6-10; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:3).

•SOLUS CHRISTUS: La salvación se encuentra solo en Cristo, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Hechos 4:12).

•SOLA GRATIA: La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8).

•SOLA FIDE: La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir (Efesios 2:8-9, Romanos 3:28).

•SOLI DEO GLORIA: El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter (Efesios 1:4-6; 1 Pedro 2:9).

Este es el corazón de la teología reformada y resume las verdades no negociables de los fundamentos de nuestra fe.