La ‘bóveda del fin del mundo’ se abre por primera vez para ayudar a Siria

El proyecto Svalbard Global Seed Vault se inauguró en 2008, pero nadie pensó que fuera a abrir sus puertas tan sólo siete años después. La ‘bóveda del fin del mundo’, como ha sido rebautizada, consiste en un búnker de grandes dimensiones situado entre la Noruega continental y el Polo Norte que almacena una copia de cada una de las muestras de semillas de todo el planeta. El objetivo de la iniciativa era buscar la protección permanente de los alimentos del mundo y evitar así una futura pérdida de diversidad.

Ahora, la guerra civil en Siria ha provocado que el gigante almacén abra sus puertas por primera vez en la historia para retirar semillas de trigo, cebada y pastos. Un grupo de investigadores de Medio Oriente ha solicitado su extracción para reemplazar las de un banco de genes situado cerca de la ciudad siria de Alepo y que ha sufrido desperfectos por el conflicto.

«La protección de la biodiversidad del mundo es precisamente el propósito de la Svalbard Global Seed Vault», ha declarado Brian Lainoff, portavoz de la Fundación que administra el almacenamiento subterráneo.

La bóveda, que se inauguró en el archipiélago de Svalbard en 2008, está diseñada para proteger semillas de cultivos – como los frijoles, el arroz y el trigo – contra los peores cataclismos de la guerra nuclear o enfermedad. Cuenta con más de 860.000 muestras, de casi todas las naciones.
Fuente: lavanguardia.com