Jueza que condenó a Leopoldo López fue designada defensora pública general de Venezuela

[sam_ad id=”14″ codes=”true”]

La jueza Susana Barreiros, encargada de dictar la condena contra el opositor Leopoldo López,fue designada en la sesión de este jueves en la Asamblea Nacional de Venezuela defensora pública general. Los legisladores opositores repudiaron la medida.

Su postulación fue presentada por el presidente del Comité de Evaluaciones y Postulaciones de la Asamblea Nacional, José Ávila, luego de leer un trabajo de selección que incluía 32 aspirantes.

Barreiros encabeza la lista anunciada, mientras que Ignacio Ramírez figura como primer suplente y el ciudadano Carlos Medina como segundo suplente.

El diputado Hermes García, del partido Primero Justicia, en representación de sus colegas de la coalición Mesa de Unidad Democrática, cuestionó la designación.

“Esta propuesta que hoy nos hace la bancada oficialista nos deja sin palabras, proponer para la Defensoría Pública General a Barreiro es una ofensa para todos nosotros, esta doctora está profundamente cuestionada en lo ético y moral”, dijo García.

El defensor público se encarga de “garantizar el derecho constitucional de toda persona de acceder a los órganos de administración de justicia para hacer valer sus derechos e intereses legítimos”, según lo estipulado en los artículos 11 y 12 de la Ley Orgánica de la Defensa Pública.

Los cargos seleccionados tendrán vigencia por los próximos 7 años. La juramentación de Barreiros se realizará el próximo martes.

El pasado 17 de septiembre, la congresista republicana por Florida, EEUU, Ileana Ros-Lehtinen y activistas locales exigieron que la magistrada Susana Barreiros también fuera sancionada por Washington por violaciones a los derechos humanos.

Ernesto Ackerman, presidente de la organización Ciudadanos Independientes Venezolanos-Americanos (IVAC), envió cartas a los secretarios estadounidenses del Departamento de Estado y del Departamento del Tesoro, John Kerry y Jack Lew, respectivamente, para oficializar el pedido.

El nombre de Susana Virginia Barreiros Rodríguez quedará en la historia de Venezuela por haber cedido a las presiones del chavismo al condenar a 13 años, 9 meses y 7 días de prisión a Leopoldo López.

Esta jueza, de sólo 34 años, se transformó en el instrumento clave que necesitaba el régimen de Nicolás Maduro para mantener tras las rejas al líder opositor. Con la excusa de acusarlo de los delitos de instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir, Barreiros no dudó en responder a los pedidos oficialistas.

Fuente: Infobae