EE.UU. vive un “viernes negro” en calma por el adelanto en las compras y el comercio digital

Estados Unidos vivió hoy su “viernes negro” (“black Friday”) en calma y con menos aglomeraciones en los centros comerciales que otros años debido, en parte, a que ya es costumbre que las compras comiencen el jueves tras la celebración de Acción de Gracias y a un aumento del comercio digital.

El “black Friday” da inicio a las rebajas y a la mayor temporada de consumo del año, que se prolonga hasta las navidades y en la que los minoristas estadounidenses llevan a cabo, en promedio, un 20 % de sus ventas anuales.

Pero desde hace algunos años el “black Friday” no comienza el viernes, sino el jueves por la noche tras la celebración familiar de Acción de Gracias y salir de compras después de comer el tradicional pavo relleno se ha convertido en una costumbre más.

Los grandes almacenes del país, como Walmart y Target, abrieron sus puertas a media tarde del jueves y en muchos establecimientos de todo el país se vieron más filas y aglomeraciones entonces que durante la mañana del “viernes negro”.

También influye el aumento del comercio electrónico y, como ejemplo, la cadena Target indicó que sus ventas a través de internet crecieron más de un 40 % con respecto al año pasado.

Una tendencia en auge es la de efectuar la compra deseada en la web y después acudir al establecimiento a recoger el producto, según explicó a Efe por teléfono Jamie Stein, directora de relaciones públicas del grupo Sears, que engloba a la cadena de tiendas para el hogar Sears y las de bajo precio Kmart.

Stein detalló que Sears ha puesto en marcha un servicio por el que el cliente puede esperar “sentado en su coche” en el aparcamiento frente a la tienda y un empleado se encarga de llevarle el artículo adquirido previamente por internet.

El incremento de las compras digitales produjo hoy un breve colapso de la página web de Best Buy, la mayor cadena de tiendas de artículos electrónicos del país.

Frente a lo ocurrido, por ejemplo, en 2008, cuando un empleado de WalMart murió en Long Island (Nueva York) arrollado por los clientes que se acumularon en el establecimiento para sacar provecho del “viernes negro”, hoy apenas hubo incidentes significativos.

Uno de los más curiosos se registró en un establecimiento de Walmart en Norwalk (California), en el que dos mujeres llegaron a las manos por una muñeca Barbie.

Este año el “viernes negro” llega poco después de conocerse la decisión de un jurado de no imputar al policía blanco que mató en agosto pasado al joven negro Michael Brown en Ferguson (Misuri) y en las redes sociales circula una campaña que anima a boicotear la jornada de compras en señal de protesta.

La campaña, denominada “Blackout Blackfriday” (“Apaga el viernes negro”), invita a los ciudadanos a no sumarse a la fiebre de las compras y, además, aboga por luchar por el fin de la desigualdad y la injusticia en Estados Unidos.

Decenas de indignados por la no imputación del policía que mató a Brown expresaron su repulsa a última hora del jueves en un establecimiento de la cadena Target, en Brentwood, cerca de Ferguson, al grito de “¡Manos en alto, no disparen!”, y hoy hubo protestas similares enChicago.

Por otro lado, por tercer año consecutivo los empleados de Walmart, la mayor cadena de almacenes del país, planean realizar huelgas y protestas a partir de hoy para demandar aumentos salariales y mejores horarios.

La temporada de rebajas recién abierta se prolonga hasta las Navidades y, según la Federación Nacional de Minoristas, las ventas crecerán este año un 4,1 %, hasta los 616.900 millones de dólares, y registrarán el mayor incremento desde 2011.

Tras el “viernes negro” llegará el “ciberlunes” (“cyber Monday”), el día perfecto para comprar a través de internet./EFE