Cuidado con el Tecnoestrés, una enfermedad peligrosa

El Tecnoestrés también esta ligado con el llamado síndrome de Burnout o de agotamiento, por el desgaste profesional que implica el uso continuo, cotidiano y abundante de la informática. La situación se agrava cuando los pacientes presentan malestares físicos como el insomnio, comer de forma compulsiva o perder el apetito, y dolores de cabeza, espalda o articulaciones.

¿Estás obsesionado u obsesionada por comprar el teléfono celular de última generación? ¿No duermes por adquirir la computadora o el gadget más moderno? Entonces es probable que seas víctima del tecnoestrés.
Según especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social, hombres y mujeres de entre 25 y 55 años son los más afectados por trastornos de estrés causados por el uso de la tecnología. El asunto se torna delicado porque ya está perjudicando a niños y jóvenes que sufren por estar “a la moda” en materia de videojuegos y dispositivos electrónicos de última generación. Aunado a esto, el desconocimiento del correcto funcionamiento de los artefactos altamente avanzados y su aplicación útil en la vida laboral también está provocando trastornos de ansiedad.
Médicos psiquiatras del hospital “Héctor Tovar Acosta” del IMSS señalan que el adulto intermedio, es decir, el que se encuentra en la franja de edad entre 25 y 55 años, es el más afectado por el tecnoestrés al tener que enfrentarse a un desarrollo acelerado de la tecnología, lo que le obliga a sentirse rezagado o desplazado por las generaciones más jóvenes y mejor adaptadas a los cambios. Dado que es un fenómeno relativamente nuevo, hacen falta estudios epidemiológicos que confirmen la cifra real de personas afectadas por el tecnoestrés; sin embargo, se estima que hasta 25% de la población lo enfrenta día con día. Los primeros síntomas son de orden psicológico, inquietud, cambios repentinos de carácter, irritabilidad, angustia y aislamiento. Esto, opinan los especialistas, provoca conflictos con los compañeros de trabajo, los jefes e incluso la familia.

Afortunadamente, el Sector Salud ya cuenta con tratamientos tanto psicoterapéuticos como médicos que atienden este fenómeno de nuestra agitada vida moderna. No te obsesiones con el aparatito, mejor consulta a tu médico.

Fuente: salud180.com