Continúan acciones de limpieza en río Magdalena

Las medidas ambientales de contingencia ordenadas por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) han dado resultados y se evidencian signos de mejora en la calidad de agua de los diferentes tramos del río Magdalena.

Los resultados de los muestreos de calidad de agua realizados el pasado 10 de mayo presentan valores de demanda química de oxigeno (DQO) entre 15 y 37 miligramos por litro (mg/l), los cuales corresponden a aguas de calidad aceptable, a diferencia de los primeros muestreos que incrementaron a 2,442 mg/l, dejando evidencia de la afectación en el mando acuífero.

 

Sin embargo, la restauración completa de la calidad de agua de los ríos afectados por el derrame de melaza se alcanzará una vez que se implementen las medidas preventivas definitivas que el MARN ordenará a los titulares del ingenio La Magdalena, una vez finalizadas las investigaciones técnicas y valoraciones ambientales del evento ocurrido. Dichas medidas preventivas tendrán el propósito de propiciar la restauración total de los ecosistemas dañados por el derrame.

 

Técnicos del MARN se mantienen en la zona para dictar acciones al ingenio, verificar la afectación y tomar muestras de agua en diferentes puntos río abajo. Además de la titular del ramo, la ministra Lina Pohl, quien se apersonó al lugar en diferentes ocasiones para verificar la situación.

 

El nivel de afectación alcanzó a los ríos Magdalena, Galiano, San Lorenzo y Paz, causando daños a la fauna y flora de dichos ecosistemas acuáticos, según lo evidencian los resultados de inspecciones y muestreos de calidad de agua realizados por personal técnico del 6 al 10 de mayo. Se realizaron muestreos de agua en nueve puntos para análisis de laboratorio certificado y un aforo del río Magdalena para determinar el caudal base.

 

 

Más del 95% de melaza ha sido retirada

Lo que el pasado jueves 5 de mayo era un panorama desolador, teñido de un color café viscoso y con un concentrado olor a dulce, hoy está volviendo a su normalidad. La mayoría de melaza derramada retenida en los diques de contención en tierra ha sido removida. La parte líquida fue devuelta al tanque de almacenamiento y la melaza solidificada fue llevada a un terreno, donde ha sido mezclada con cachaza y tierra y servirá para cultivar caña de azúcar.

 

El reporte técnico elaborado por el personal del MARN indica que el incidente se registró a las 8:40 a.m. del 5 de mayo, luego que los encargados del ingenio detectaran que la melaza acumulada (posterior al proceso de la molienda de azúcar), tenía una temperatura mucho mayor a la habitual, por lo que procedieron a mezclar agua y cal, con el objetivo de disminuir la temperatura.

 

Sin embargo, la mezcla del agua y cal generó una reacción química similar a la efervescencia, lo que provocó el desbordamiento de ese material viscoso que llegó hasta el río Magdalena, en Chalchuapa, y se expandió hacia la mayoría de ríos de esa zona del país, hasta llegar a Guatemala, sin que la empresa diera aviso de lo ocurrido a las autoridades correspondientes.

 

Debido a las concentraciones de melaza vertidas en el caudal del río Magdalena, el MARN recomendó no hacer uso del agua para el consumo humano, animal y riego de cultivos hasta que se estabilicen los parámetros de oxígeno en el agua.

 

Medio Ambiente emitió un decreto de estado de emergencia ambiental, el pasado 8 de mayo, con medidas y acciones iniciales para mitigar el deterioro causado al medio ambiente en un tramo de 16 mil 400 metros cuadrados en el cantón La Magdalena, en Chalchuapa, y en el cauce del río Magdalena, sus riveras y los cuerpos de agua a los cuales este tributa hasta donde se encuentre la afectación por la melaza.

 

El estado de emergencia ambiental tendrá un período de vigencia de tres meses a partir de su fecha de emisión y podrá modificarse en tiempo y área, de conformidad a las necesidades que se requieran.

 

Además, el pasado 9 de mayo, el Juez Ambiental de San Salvador, Samuel Lizama, el fiscal de la División de Medio Ambiente de Santa Ana, Luis Mateo Marroquín, y técnicos del MARN se reunieron con representantes de La Magdalena y realizaron un recorrido dentro de las instalaciones del ingenio y sus alrededores para verificar la afectación por el derrame de melaza.

 

El Juzgado Ambiental de San Salvador emitió una resolución el 11 de mayo en la que resuelve el cumplimiento de medidas para el ingenio, entre ellas el adoptar acciones de limpieza y restauración ambiental del recurso suelo, hídrico, flora, fauna y demás recursos naturales afectados no solo en el interior de sus instalaciones, sino en el cauce de los ríos Magdalena, San Lorenzo hasta el río Paz, en San Francisco Menéndez, Ahuachapán.