80 afectados por fuga de amoníaco en Soyapango

Cerca de 80 habitantes de la comunidad El Bambural, en Soyapango, resultaron afectados tras la fuga de gas amoníaco, ocurrida en la planta de la empresa Avícola Salvadoreña, el pasado miércoles por la tarde.

Habitantes de la comunidad explicaron a Diario El Mundo que alrededor de las 6:30 p.m., comenzaron a sentir un olor desagradable y observaron una especie de “neblina arriba de las casas”.

“(Algunas personas) fueron a tocar el portón de la fábrica pero nadie abrió, no nos dijeron qué estaba pasando y como comunidad comenzamos a evacuar como a las 7:00 de la noche”, dijo Mayra Evangelista, habitante afectada.

Según Evangelista, no hubo personal de la compañía que llegara a explicar lo sucedido, que les indicara el protocolo que seguiría la empresa o llamar a entidades de socorro, y menos que les aconsejara abandonar sus casas para evitar problemas de salud.

“La empresa debería de tener gente para informar y decirnos a nosotros que evacuemos, qué hacer en estos casos, pero no hacen nada”, afirmó Silvia Reyes, otra habitante de la comunidad.

Algunos de los afectados aseguraron que presentaron síntomas como dolor de cabeza, mareos y dolor de estómago. Tras evacuar la zona, diferentes cuerpos de socorro como Cruz Roja, Cruz Verde y Comandos de Salvamento trasladaron a los habitantes con síntomas de intoxicación al Hospital Nacional General y de Psiquiatría “Dr. José Molina Martínez”, de Soyapango.

“Actualmente está ingresado un niño de seis días de nacido que es el más afectado, porque está en cuidados intensivos; de parte de esta empresa no tenemos ninguna respuesta, no se han acercado a nosotros”, agregó Juan José Villas, habitante de la zona.

Ayer por la mañana, técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), del Ministerio de Salud (Minsal), personal de la alcaldía municipal de Soyapango y de la Unidad de Delitos Ambientales de la Fiscalía General de la República (FGR) se reunieron con personal de Avícola Salvadoreña e inspeccionaron el área donde ocurrió la fuga.

Ítalo Córdova, especialista en materiales peligrosos del MARN, aseguró que la fuga de amoníaco ya se había controlado, pese al olor poco agradable que aún se mantenía en los alrededores de la compañía y la comunidad.

El amoníaco es una sustancia de carácter corrosivo que se utiliza en la refrigeración industrial. Dentro de los efectos que puede ocasionar a la salud se encuentra la irritación en las vías respiratorias y problemas oculares, según Córdova.

De acuerdo con el experto, la fuga se originó luego que se rompiera un tubo del sistema de refrigeración, debido a la disminución de temperatura al interior del mismo.

“Se estima que fue liberado aproximadamente 50 kilogramos de amoníaco, esa es la cantidad estimada de acuerdo a la capacidad de los tubos”, explicó.

El experto consideró que la sustancia corrosiva fue liberada en un radio de 100 metros al norte de la fábrica, misma que evitó el trato con la prensa y mostró total hermetismo. Horas más tarde emitió un pronunciamiento, señalando que está trabajando con las autoridades “para confirmar las causas del incidente y ejecutar las acciones necesarias”; sin embargo, no se comprometió a brindar apoyo a los afectados.

Por su parte, la Fiscalía, que también acompañó la inspección, espera el informe que presentarán la Policía Nacional Civil (PNC) y el MARN para evaluar si el hecho “amerita investigación”.